ALESSANDRO MAESTRI: UNA CARRERA LLENA DE RETOS

Por Adalberto Morales Quiroz

Lleva poco tiempo con el equipo de los Rojos del Águila, pero Alessandro Maestri se ha ido ganando el cariño de la afición veracruzana. El pitcher platicó con un servidor y describió algunos detalles de su trayectoria como beisbolista, habló sobre el desarrollo de este deporte en Italia y reveló algunos de sus gustos.

Alessandro Maestri nació el 1 de junio de 1985 en Cesena, Italia. Habla perfectamente el idioma español, le encanta el fútbol y es fanático del FC Internazionale Milano; le fascina ir a la playa con su familia y amigos, ama el spaghetti que cocina su esposa y le gusta escuchar música de reggaetón.

De niño no le faltó nada a Maestri, su papá es Doctor en Medicina y su mamá dejó de trabajar para criarlo después de nacer. Tiene un hermano cuatro años mayor que él, quien comenzó el gusto por el Rey de los Deportes en la familia Maestri.

Cesena es un lugar donde el béisbol se practica y se promociona mucho, sobre todo en las escuelas primarias y secundarias, esto a pesar de que el fútbol es el deporte más popular en Italia. Alessandro Maestri ingresó a la misma escuela primaria que su hermano a la edad de seis años, y al mismo tiempo comenzó a practicar este deporte.

“Mi hermano había empezado a jugar cuando él tenía ocho años, y como estudiamos en la misma escuela nos íbamos a entrenar juntos, así que en gran parte fue gracias a él que comencé a jugar béisbol.”… afirmó el pitcher.

Maestri comenzó, como todos los niños, a practicar todas las posiciones del béisbol, y unas semanas después los entrenadores lo colocaron a jugar de parador en corto. Se mantuvo de shortstop hasta que cumplió 14 años de edad, fue entonces cuando decidió cambiarse a jugar en la tercera base, pero nunca lo hizo como jardinero.

“Yo crecí tarde entonces había jugadores que lanzaban más duro que yo, que llegaban más lejos, yo prefería jugar en el cuadro porque además era bueno con el guante; a partir de que cumplí 16 años fue cuando empecé a jugar como pitcher”… comentó el italiano.

El salto al profesionalismo no fue una decisión o un sueño que él haya tenido desde niño, fue algo que se dio y se concretó poco a poco. Desde su adolescencia, Maestri se fue ganando el interés de algunos caza talentos italianos que habían seguido sus pasos.

En 2002, a sus 17 años de edad, participó con Italia en el Campeonato Mundial Junior, y unos meses después de haber cumplido los 18 años (en 2003) se creó en Italia la primera Academia Nacional de Béisbol, ubicada en Tirrenia, y que está afiliada a las Grandes Ligas de Estados Unidos (MLB). Los scouts no dudaron en llevarlo.

“Estuve un año completo en esa academia, no era algo profesional porque no me pagaban un salario, pero si tenía muchos gastos cubiertos, como la comida, un cuarto para dormir, e incluso me pagaban mis estudios”… mencionó Maestri.

El comienzo de su etapa profesional

Alessandro Maestri se la pasó jugando en Ligas Menores de Italia hasta el año 2005, en el cual el equipo de San Marino, que pertenece a la Liga Italiana de Béisbol, el máximo nivel de este deporte en el país europeo, mostró interés en el pitcher y terminó por firmarlo.

“Desde que llegué a San Marino me dieron toda la confianza y pude jugar bastante, a diferencia de la mayoría de los jóvenes que llegan al máximo nivel y casi no juegan porque los entrenadores le dan la preferencia a los que tienen más experiencia, así que antes de firmar el contrato yo quise estar seguro de que me iban a dar la oportunidad de lanzar, y así fue”… aseguró el pitcher.

Cachorros de Chicago: viviendo el sueño americano

Sólo estuvo un año jugando en San Marino. En 2006, uno de los scouts estadounidenses que trabajaban en la Academia de Tirrenia decidió llevarlo a Estados Unidos para que hiciera unas pruebas con la organización de los Cachorros de Chicago, un equipo de las Grandes Ligas.

Después de las pruebas, los Cachorros decidieron darle un contrato de Ligas Menores. Alessandro Maestri se convirtió entonces en el primer pitcher nacido en Italia que firmó un contrato con una organización de las Grandes Ligas de Estados Unidos.

“Llegué al béisbol de Estados Unidos junto con Alex Liddi, él fue firmado por los Marineros de Seattle”… comentó Maestri.

En 2006 comenzó jugando para los Halcones de Boise, la sucursal de los Cachorros ubicada en el estado de Idaho, y que pertenece a la Clase A-, también llamada “de Temporada Corta”, el nivel que está por encima de la Clase Rookie o “de los Novatos”. Tan solo un año después fue cambiado a los Jefes de Peoria, la sucursal establecida en Illinois, y que pertenece a la Clase A o “Clase Media”, un nivel por encima de la A-.

Entre 2008 y 2010 estuvo jugando con los Smokies de Tennessee, la sucursal de Clase Doble A (un nivel por debajo de la Liga Mexicana de Béisbol) y también con los Cachorros de Daytona, en el estado de Florida, un equipo de Clase A+ o “Avanzada”. Maestri nunca pudo subir al nivel de Grandes Ligas, pero competir en sucursales fueron momentos inolvidables para él.

“Fue una experiencia increíble, fue muy divertido, me enseñó muchas cosas, a vivir solo, a ser independiente, aprendí el idioma inglés y con el tiempo también el español, porque había muchos latinos; fueron cinco años hermosos con los Cubs”… dijo el pitcher.

En cinco años con las sucursales de los Cachorros de Chicago, Maestri lanzó en un total de 258 juegos, de los cuales abrió 36, y obtuvo un récord de 34 victorias y 26 derrotas.

Liga Independiente

Los Cachorros de Chicago lo dejaron libre el último día de los entrenamientos primaverales del 2011. Maestri siempre tuvo buena reputación con la organización, y antes de irse recibió una propuesta interesante. Uno de los gerentes de los Cachorros le dijo al pitcher que lo había recomendado en la Asociación Americana de Béisbol Profesional Independiente, conocida como Liga Independiente de Estados Unidos, la cual no está afiliada a la MLB. Maestri escuchó ofertas y fue firmado por los Saltdogs de Lincoln, un equipo de Clase Doble A ubicado en Nebraska.

“Yo quería quedarme en Estados Unidos, Lincoln fue una experiencia medio rara, la verdad que no empezó muy bien, pero mejoré y terminé bien la temporada”… comentó el italiano.

Con Lincoln, lanzó en 22 partidos y tuvo 20 aperturas, con un récord de ocho juegos ganados y tres perdidos. A pesar de sus buenos números, Maestri sentía que necesitaba un cambio de aires.

Brisbane y el paraíso australiano

A mediados de 2011 Maestri mandó un mensaje por medio de Facebook a un amigo suyo que jugaba en la Liga Australiana de Béisbol (ABL), el máximo nivel de ese país; le preguntó si había un equipo que tuviera vacante para lanzar, su amigo le dijo que lo iba a recomendar, y poco tiempo después el equipo de los Bandidos de Brisbane le ofreció a Maestri un contrato.

Su llegada a la Liga Australiana coincidió con el primer año en que ésta se afilió con las Grandes Ligas de Estados Unidos (MLB), por lo tanto la ABL recibía dinero y demás atenciones por parte de la máxima organización del béisbol en el mundo, contrato que terminó en 2016. Pero Maestri solo estuvo en el país oceánico durante 2011.

“Australia fue una muy linda experiencia, su cultura se parece bastante a la de Estados Unidos, fue fácil para mí adaptarme, los australianos son más tranquilos en su forma de vivir, no tienen tantas preocupaciones, y el trabajo lo pagan bastante bien, por lo que económicamente me fue muy bien; además es un país hermoso, de todos los lugares a los que he visitado es el que más me ha gustado, a nivel de ciudad, el clima, sus playas, yo amo las playas, así que fue muy divertido estar allá”… mencionó el pitcher.

Maestri jugó 11 partidos con Brisbane, tuvo nueve aperturas y cosechó un récord de cuatro ganados y cuatro perdidos.

“Me fue muy bien jugando en Brisbane, había un ambiente agradable entre los jugadores, los entrenadores, los fanáticos australianos son muy leales apoyando a sus equipos, era muy divertido cada juego”… destacó Maestri.

Japón: el segundo reto más grande de su carrera

Al llegar el 2012 se terminó su contrato en la Liga Australiana de Béisbol. Fue entonces que Maestri recibió una oferta por parte de un scout japonés, el cuál quería llevarlo al país asiático para que hiciera unas pruebas con un equipo de la Liga Japonesa de Béisbol Profesional (NBP). Maestri aceptó, pero por una razón u otra no pudo firmar en la NBP.

Para que el italiano no estuviera inactivo, el scout lo recomendó en la Shikoku-Kyūshū Island League, una de las ligas independientes en Japón. El equipo de Kagawa Olive Guyners le dio a Maestri un contrato de un par de meses.

“Fue difícil adaptarme a Japón, al llegar a Kagawa los únicos extranjeros éramos un dominicano y yo, nadie hablaba inglés, solamente nos entendíamos él y yo, no entendíamos lo que nos decían nuestros compañeros de equipo, las personas en la calle, pero no era algo que daba miedo, más bien me daba mucha risa, y ya con el paso del tiempo fui entendiendo un poco el idioma y la cultura del lugar”… mencionó el pitcher.

En Kagawa estuvo tres meses y pudo jugar en 10 partidos, abriendo ocho de ellos para un récord de cuatro ganados y tres perdidos.

Debido a problemas con su VISA, Maestri tuvo que salir momentáneamente de Japón, y decidió regresar unas semanas a Italia.

“Fue lindo regresar a mi país, ver a mi familia, a mis amigos, el lugar en el que crecí; estuve entrenando unos días con el equipo de Rimini de la Liga Italiana, ahí jugué solamente el primer fin de semana de la temporada, solo lancé dos entradas, así que no me di cuenta de todos los cambios que ha tenido el béisbol local en mi país”… dijo.

Una vez que su VISA estaba arreglada, Maestri regresó al país del Sol naciente, pero esta vez para competir en el máximo nivel, en la Liga Japonesa de Béisbol Profesional (NBP). El pitcher firmó un contrato de tres años con los Búfalos de Orix, equipo ubicado en la ciudad de Osaka.

Esta liga asiática no está afiliada con las Grandes Ligas de Estados Unidos (MLB), por lo tanto no tiene una “Clase oficial”, sin embargo, algunos expertos en el béisbol consideran que su nivel de competitividad está por encima de la Clase Triple A y solo está por debajo del nivel de la MLB. En teoría, esta Liga Japonesa es más competitiva que la Liga Mexicana de Béisbol, cuya clase es Triple A.

“El primer año y medio en Orix fue complicado, ya que la cultura de allá es muy cerrada, así que aprendí a no estar en contra de las opiniones de los japoneses para no meterme en problemas, ellos son muy orgullosos; la verdad que fue mucho esfuerzo mental para una persona como yo que nació en un país con una cultura más flexible como la de Italia, pero fue algo muy lindo”… comentó Maestri.

Al pitcher le fue bien jugando con los Búfalos de Orix. Participó en un total de 96 partidos, tuvo 21 aperturas y un récord de 14 victorias y 11 derrotas.

“En Japón empecé a ganar más dinero del que nunca había ganado, además ahí conocí a mi esposa, así que fue una experiencia inolvidable”… destacó con una sonrisa.

Corea del Sur: su primer gran tropiezo

En 2016, una vez concluido su compromiso en Japón, Alessandro Maestri recibió propuestas de trabajo de la Liga de Béisbol de Corea del Sur (KBO League), el nivel más alto de este deporte en ese país.

El pitcher italiano firmó un contrato con Águilas de Hanwha, equipo ubicado en la ciudad de Daejeon, Corea del Sur. Sin embargo, no esperaba que su estancia en la KBO League fuera a durar muy poco tiempo.

“Estuve tres meses ahí; empecé bien, terminé mal y me botaron del equipo, así es esto; la Liga de Corea del Sur es distinta a las demás, pareciera que está hecha para bateadores, la mayoría de ellos batean por encima de .300 y además pegan muchos cuadrangulares; a mi pegaron mucho”… señaló el pelotero.

Maestri permitió un total de 37 imparables y 37 carreras en solo un total de nueve partidos jugados con el equipo de Hanwha, de los cuales ocho fueron aperturas; registró dos juegos ganados y dos perdidos, pero una muy elevada efectividad de 9.42, la peor en su carrera.

“Me había acostumbrado al béisbol de Japón, ahí la mayoría de los partidos terminan con pizarra de dos contra uno, tres contra dos, pero en Corea del Sur los juegos terminan con pizarras de 16 contra 15 o hasta 20 contra 22; eso hasta cierto punto era deprimente para mi”… comentó el italiano.

Defendiendo a su bandera: WBC

Alessandro Maestri participó en el Clásico Mundial de Béisbol 2017, en el cual la Selección de Italia jugó dentro del Grupo D, donde también estaban México, Venezuela y Puerto Rico. Italia sólo pudo ganar un juego y perdió tres, por lo tanto no calificó a la segunda ronda del torneo.

Curiosamente, esa victoria italiana ocurrió contra México en el partido inaugural de la competencia, y Alessandro Maestri fue el pitcher abridor de su Selección, lanzando 3.1 entradas, en las que permitió tres imparables y dos carreras al equipo mexicano.

Maestri ha participado en todos los Clásicos Mundiales que se han organizado: 2006, 2009, 2013 y 2017.

“El nivel de la Selección de Italia creció, porque en el primer clásico solo ganamos un juego, contra Australia, y después de eso llegó un nuevo staff de entrenadores que estuvo trabajando con la Selección hasta este último clásico, fue un staff muy productivo para el béisbol italiano, nos hizo mejorar mucho”… dijo el pitcher.

Para Alessandro Maestri, el Clásico de 2013 ha sido “el más lindo que Italia ha tenido”, ya que avanzaron a la segunda ronda, algo que no habían conseguido en los dos anteriores. Para Maestri ese logro se debió en gran parte a que la mayoría de los jugadores titulares eran latinoamericanos con pasaporte italiano, por ejemplo, Francisco Cervelli, el cátcher de los Piratas de Pittsburgh de las Grandes Ligas, que nació en Valencia, Venezuela, pero su padre es italiano.

“Al béisbol italiano le hace falta dinero. El béisbol en Italia no es de interés nacional, y entonces hay muy pocas personas que se interesan en invertir en él, las inversiones económicas son las que ayudan a los deportes a seguir creciendo”… afirmó Maestri.

Rojos del Águila de Veracruz: el presente.

Justo a la mitad del Clásico Mundial de Béisbol 2017, se dio a conocer que Alessandro Maestri llegó a un acuerdo con los Rojos del Águila de Veracruz, así que el pitcher italiano probaría suerte en la Liga Mexicana de Béisbol.

“Semanas antes del Clásico yo ya estaba pensando en venir a jugar a México, ya había hablado con Alex Liddi y con Tiago Da Silva, que tienen bastante tiempo jugando aquí, y bueno, yo quería cambiar de aires, pues como te dije, pasé mucho tiempo tratando de adaptarme a la cultura de Asia, algo muy complicado”… dijo el italiano.

Por medio de Facebook, Maestri se puso en contacto con José Miguel Piña, pitcher dominicano de Rojos del Águila; le preguntó si conocía algún equipo que necesitara un lanzador, y Piña le dijo que iba a preguntar y que lo iba a recomendar con algunos entrenadores. Fue así como el equipo veracruzano se fijó en Maestri y le ofreció un contrato.

“Tengo una impresión muy linda de Veracruz, me la estoy pasado muy bien, desde que llegué los compañeros me trataron muy bien y eso me ha ayudado a acostumbrarme más rápido, y el nivel del béisbol en esta liga es muy alto”… comentó el pitcher.

A Maestri le gusta la diferencia que hay en los estadios de la Liga Mexicana de Béisbol, refiriéndose a que en los estadios del sur la pelota vuela menos y predomina el picheo, y que al contrario, en los del norte la pelota vuela más y los bateadores suelen conectar muchos cuadrangulares.

“Eso nos obliga a los peloteros a jugar distinto en cada lugar, a cambiar el plan de juego, es algo muy divertido”… mencionó el italiano.

Maestri espera que en un futuro cercano más jugadores italianos vengan a jugar a la Liga Mexicana de Béisbol, y asegura que si eso sucede tendrán un impacto positivo e inmediato.

“Hay muchos jugadores con excelente calidad en Italia, que trabajan muy duro todos los días, son muy disciplinados y no tengo duda que encajarían muy bien en el béisbol de México”… dijo.

Ser beisbolista profesional le ha dado a Maestri la fortuna de conocer muchos lugares alrededor del mundo, al principio lo tuvo que hacer sólo, pero desde hace un par de años, cuando jugaba con los Búfalos de Orix en Japón, una persona se unió a su travesía.

“Me acompaña mi esposa, ella es argentina pero la conocí en Japón, ella tenía cinco años trabajando allá, y también me acompaña mi nena, nuestra hija, que ya tiene 10 meses de edad, ella nació en Corea del Sur el año pasado cuando estábamos allá, así que somos nosotros tres aquí en Veracruz”… afirmó el italiano con una sonrisa en su rostro.

Alessandro afirma que ha sido difícil para su esposa el haber dejado su trabajo en Japón para poder acompañarlo primero a Corea del Sur y ahora aquí en México; él llegó a un equipo donde inmediatamente conoció a sus compañeros, pero ella tiene que empezar desde cero para hacer nuevas amistades.

“Mi esposa es una Santa por seguirme a donde sea que yo vaya, y no tengo duda que logrará hacer amistades aquí en Veracruz, al menos el idioma no es un obstáculo”… destacó Maestri.

Preguntas y respuestas

¿Qué es lo más difícil de ser beisbolista?

“Bueno, hay momentos en los que las cosas no andan bien en el trabajo, uno está lejos de la familia, a veces uno se siente solo, pero con el tiempo y con una actitud positiva esas cosas malas se pasan”… respondió el pitcher.

¿Qué ha sido lo mejor de su carrera?

“El dar buenos resultados, que haya personas que se fijen en tu trabajo y te ayuden a alcanzar nuevos niveles, como cuando llegué a jugar en Japón, ese ha sido uno de los momentos más buenos de mi carrera, además allá conocí a mi esposa”.

¿Cuál es su pasatiempo favorito?

“Me gusta mucho la playa, estar ahí con mi familia y mis amigos, voy cada vez que puedo”.

¿A qué se hubiera dedicado Maestri de no ser beisbolista?

“La verdad cuando era más joven quería ser Doctor como mi papá, pero no creo que mi cabeza me hubiera dado la capacidad para estudiar medicina”… dijo entre risas.

¿Cuál es su comida favorita?

“Me gusta mucho la pasta, mi esposa es excelente cocinando pasta”

¿Cuál es su música favorita?

“Me gusta mucho el Reggaetón, en general la música latina me pone de buen humor, hace tiempo solía escuchar música antes de cada partido, pero ahora lo hago menos, creo que ya estoy envejeciendo”… dijo entre risas.

¿Qué otro deporte le gusta?

“El fútbol, me gusta mucho. Cada invierno que regreso a Italia juego fútbol con mis amigos, cinco contra cinco, jugamos en un torneo los fines de semana por las noches, y bueno, soy fanático del Internazionale Milano”… concluyó Maestri.

Por Adalberto Morales Quiroz
@addalmorales

Deja tu comentario