Boca Juniors, 113 años de historia continental

Todo inició en 1905, en la localidad de Buenos Aires, Argentina con un equipo que tuvo que pasar por una – montaña rusa – a través de sus etapas de desarrollo, desde su fundación, nivel amateur y hasta lograr la plenitud con subir de categoría a nivel profesional.

25 años, fueron suficientes para transformar el fútbol de poca envergadura a una élite de la más alta competencia del fútbol argentino, debido a tal buen funcionamiento de la institución y en la obtención de resultados deseados, que por si fuera poco, en 1931 fue el – boom – donde Boca Juniors obtenía una seguidilla de logros; sin embargo, aún no de títulos, sino de excelencia en el estilo de juego, unión del equipo, compañerismo, desempeñado en todas las líneas del equipo – xeneize -.

“La pelota no se mancha”, fue una frase creada por el astro argentino Diego Armando Maradona en su último discurso del partido de despedida de Boca en la Bombonera, haciendo alusión a que si uno se equivoca y paga, el fútbol no tiene que pagar debido a su etapa gris de las drogas.

Boca, el equipo más laureado de Argentina y el tercero con mayor cantidad de títulos internacionales con 18, emulando al Milán con la misma cantidad y por detrás de Al Ahly de Egipto con 20, que por tanto es incomparable la Liga Egipcia; Real Madrid, lidera la mayor cantidad de títulos internacionales posibles con 22.

Es por eso, que no deja de perder huella, sobre todo por su amplio palmarés, sello futbolístico y garra en cada partido jugado desde sus inicios; a todo ello, conjuntado por sus propios jugadores que siempre tienen el – pie en el renglón -.

32 campeonatos en la Liga Argentina, 26 a nivel profesional y 26 a nivel amateur, son la historia de un equipo que siente la pasión por la camiseta y por lo tanto, son un ejemplo a seguir para muchas instituciones en ser uno de los equipos con mejor palmarés a nivel mundial.

“Yo tengo que demostrar siempre que puedo ser titular en cada partido o entrenamiento, no soy intocable”, Martín Palermo.

 

De alguna manera, es un hito o hazaña deportiva al ver a una plantilla que a marcado una época en el fútbol profesional; tal cual, ha sido por haber visto a jugadores de la talla de: Diego Armando Maradona, Martin Palermo, Riquelme, Roberto Mouzo (425 PJ), Abbondanzieri, Cherro (221 goles, 2do. máximo anotador en la historia del club), Battaglia (17 títulos), Schelotto, Valentim, Cáceres, Córdoba, Serna, Ruggeri, Tévez, Coloccini, Pedro Calomino.

 

 

Como también, hay jugadores que recuerdan los hinchas, lo hay en la parte técnica de la enseñanza con estrategas como: Bianchi, “Coco” Basile, Alfredo Di Stéfano, Ricardo Lavolpe, Russo, entre otros. Todos ellos, fueron parte de la historia que se ha escrito a través de los años en Boca.

 

 

Por lo que, el equipo Xeneize ha sido dirigido por técnicos que han sido forjados en un camino de arduo trabajo para llegar al éxito o cúspide, algunos, siendo – a priori -, jugadores y otros, partiendo de ser un maestro o científico en el papel que les toca representar.

“Para ganar tantas cosas tenis que tener un grupo inteligente y ser siempre positivo”, Carlos Bianchi, ex jugador de Vélez y ex entrenador de Boca de 1998-2004/2013-14..

El fútbol en Argentina fue predecesor de Inglaterra a nivel amateur, tras haber sido iniciado en 1863  , siendo segundo país donde se jugaba al fútbol. Por otra parte, el Club Boca Juniors fue fundado por unos “bambinos” descendientes de italianos en el – barrio de la boca-.

 

Una zona, donde habitan trabajadores inmigrantes en aquella época; por lo mismo, se definían como los – xeneizes-, el cuál es un término que se usa para referirse a los jugadores del Boca, además de que su significado es, ciudadano de una región de Italia, perteneciente a Génova.

En ese entonces, estaban Esteban Baglietto, Alfredo Scarpati, Santiago Sana, entre otros, buscando la forma de conformar un equipo y al final, fueron los pioneros en crear una identidad de fútbol, asociándose en vísperas de formar un equipo que a la fecha, es reconocido en todo el mundo.

“Ningún jugador es tan bueno como todos juntos”, Di Stéfano, leyenda del fútbol argentino en Boca y en el Real Madrid.

La “Plaza Solis” en Buenos Aires, Argentina, marcó un – parteaguas – en donde un sexteto de jóvenes decidieron reunirse para afrontar el desafío de crear una institución, mientras que todos estaban sentados en un banco alrededor del parque, nombrando a Baglietto presidente; aunque, no pasó mucho tiempo y recapacitaron debido a que era menor de edad, por lo que la estafeta pasó a Luis Cerezo.

Juan Carlos Brichetto, fue un – gaucho – y a posteriori, presidente del Club en 1906-1913, siendo una pieza fundamental en la edición de los colores de la “remera”, haciendo alusión a los colores de la bandera de Suecia.

Brichetto, era operador de uno de los puentes del puerto y había un barco de origen sueco, por lo tanto, fue así como se determinaron los matices de la tradicional camiseta del equipo Boca Juniors.

Boca, jugó y ganó su primer partido en la historia de su fundación ante un equipo llamado, el club de Mariano Moreno, el 21 de Abril del 1905, usando otra indumentaria diferente a la convencional; cabe mencionar, que durante el desenlace el partido se inclinó la mayor parte del juego hacia el conjunto xeneize y el partido culminó con un marcador final de 4-0, con 2 goles de los hermanos Farenga y 1 de Santiago Sana.

La Bombonera, es un majestuoso escenario donde fue inaugurado en 1940, en plena segunda Guerra Mundial, que por cierto ha sido sinodal mediante retratos de juegos a lo largo de los últimos 70 años; su historia, no deja de darle la vuelta al mundo, ya que en ese estadio se han conseguido Ligas, campeonatos internacionales y leyendas del fútbol.

Nunca se terminará la historia de un equipo de leyendas, sino que se acrecentará con el paso del tiempo; veremos si saldrá otro jugador como Maradona, en el que pueda emular lo logrado por jugadores como Messi o CR7; Boca, es un equipo que jamás a bajado de categoría, aunque han pasado por crisis deportivas como en la del 1949, donde pudo haber bajado de división, pero la lealtad del equipo en ese entonces generó un bullicio positivo alrededor de los jugadores para vencer a Lanús por 5-1.

 

 

Lo que está claro es que Boca, por encima de todo, se le recuerdan momentos insólitos en su línea de tiempo, – por doquier –, como lo fue: segundo bicampeonato de 1943-1944, con un gol de “palomita” para el recuerdo del uruguayo, Severino Varela; campeonato  de 1954, logrando la monarquía tras 9 años de sequía; primera Copa Libertadores ante el Cruzeiro por la vía de los 12 pasos; Campeón de la Copa Intercontinental en el mismo año de la Libertadores ante el Borussia Mönchengladbach, con un marcador de 5-2./Esférico. Por: Aarón Aillaud

Attachment

Deja tu comentario