Boxeo olímpico y un pequeño respiro

renzooLa medalla de bronce obtenida por el boxeador Misael Rodríguez en los Juegos Olímpicos  Río 2016, es sin duda un gran alivio para el boxeo olímpico mexicano, puesto que es una disciplina que a lo largo de la historia le ha dado un gran número de medallas a México en la máxima justa deportiva continental, si no me equivoco es que la que más preseas ha brindado, solo por debajo de los clavados.

Y es un gran alivio puesto que no se ganaba medalla alguna en esta disciplina desde los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, cuando Christian Bejarano logró la presea de bronce. Desde entonces, México ha tenido mediocres actuaciones en el pugilismo olímpico.

Río no fue la excepción, los peleadores mexicanos mostraron un nivel mucho más bajo de lo esperado, como el caso de Lindolfo Delgado, de quien se tenía muy alta expectativa pero al final ni siquiera pasó de la primera ronda, o Joselito Velázquez de quien se decía que conseguiría una presea pero fue derrotado apenas en la segunda ronda.

En el caso de Misael Rodríguez, su medalla obtenida fue recibida con mucha algarabía porque se dio en medio de un ambiente muy tenso para la delegación que a pocos días de concluir la justa olímpica, no había obtenido ninguna presea, además de que el púgil mexicano obtuvo el metal después de solo ganar dos combates.

En las pasadas tres olimpiadas, en donde se mantuvo la sequía de medallas en el deporte de los nudillos, fueron muy pocos los púgiles de calidad que representaron al país, solo por mencionar a Abner Mares y Óscar Valdéz, que después de representar a México en olimpiadas en donde estuvieron muy cerca de conseguir medalla, fueron campeones mundiales en el ámbito profesional.

Y muchos se preguntarán: ¿Por qué México es potencia en el boxeo profesional y no en el olímpico?, la respuesta es sencilla: en el boxeo olímpico no existe el CMB, la OMB ni la AMB, que son tres de los principales organismos que rigen el pugilismo profesional a nivel internacional y sus dirigentes son de origen latinoamericano, que promueven y apoyan en gran medida a boxeadores de esta región, teniendo como resultado un gran número de campeones mundiales.

Además que el pugilismo olímpico en México estuvo o está sumido en una severa crisis, crisis que se reflejó luego de que les negaran los recursos para que los peleadores fuesen a participar al mundial que otorgaba  los boletos a Río 2016.

Lo que haya estado  detrás de ese gris episodio, todos sabemos que es parte de la corrupción y el mal manejo de la Federación Mexicana de Boxeo, la CONADE y el Comité Olímpico Mexicano.

El CMB ya está haciendo lo posible por formar púgiles de excelente calidad que nos puedan representar  a nivel internacional en el sector amateur a través de distintos programas, por lo que espero en un futuro no muy lejano la reaparición de México en los primeros planos del boxeo olímpico, sin importar los obstáculos que impongan las autoridades.

Deja tu comentario