Contratos estratosféricos en el fútbol

Aaron CirculoA nivel mundial se está padeciendo una situación económica precaria cuando se mezclan factores como el desempleo, la pobreza, la corrupción, desigualdad de géneros y principalmente el factor económico. El dinero es un medio para poder subsistir en la vida diaria, pagar obligaciones y/o gustos que cada individuo tiene para poder ser satisfactoriamente feliz y realizado.

Así pues, hay deportes como el fútbol americano donde se establecen “topes salariales” en cualquier equipo de la NFL para que haya un control en el salario y transferencia de los jugadores profesionales, por contra, en el fútbol, es todo lo contrario, un jugador profesional que brilla en alguna fase de la temporada o sino en toda, tiene un manojo de novias para iniciar una disputa con millones de billetes verdes de por medio, sobre la mesa y poder recalar en un equipo del viejo continente.

Sin embargo, debería de delimitarse un tope salarial, empezando con jugadores juveniles por el simple hecho de que pueden llegar a transformar su ego, distorsionándolo, pasando de la humildad a la soberbia o lujuria en pasatiempos extradeportivos. De esta manera, perderían terreno en el aprendizaje personal de sus carreras deportivas por no saber como administrar de una manera equilibrada el dinero, llevándolos a una zona de confort del cuál les será difícil de salir debido a las cosas materiales que los tienen envueltos en un mundo irreal, autos de último modelo, mansiones, objetos que simplemente tienen un valor agregado comercial por ser una marca reconocida a nivel internacional.

Los principales responsables del precio sumamente inflado por la venta de un jugador son los agentes deportivos y directores deportivos que buscan un negocio redondo en la compra-venta de jugadores talentosos o con un actitud sobre natural. Hay un grupo de auditores que implementaron una formula llamada “MERC”, el cuál es un método para saber el precio de un futbolista y así poder saber si conviene o no traspasarlo a otro club o simplemente renovarlo con su equipo actual. Además, el salario, las ficha y primas son elementos que incluyen una tasación en el traspaso de un jugador a un nuevo equipo en el futbol moderno. A través de ello, hay tres puntos a tomar en cuenta para determinar el coste final de un jugador: la edad del jugador, su impacto mediático y su posición en el campo.

Edad del Jugador

Se le otorga un valor del 1 al 4 a un jugador en el conocimiento de su Coeficiente de Juventud (CJ) donde el 1 es el valor mínimo hasta el 4 el cuál es como si fuera un diez de calificación, es decir, si hay un jugador de 23 años de edad ya consolidado en la liga de fútbol se le adjudicaría un valor de 1 e irá disminuyendo su valor una décima por año hasta quedar en 0.

“Desde los 18-23 años de su madurez futbolística se le restará una décima a ese coeficiente 1 como concepto de riesgo de progresión para determinar su valor”.

Impacto mediático

Es otro elemento importante en la formula MERC para calcular el valor de mercado, los ingresos comerciales son claves en este segmento, como también el coeficiente mediático (CM), teniendo como valores desde el 0 al 2 y se califica de acuerdo al número de camisetas vendidas, contratos con patrocinios como ropa, calzado o de algún rubro, por lo tanto, entre más tenga patrocinadores su calificación mediática será más elevada.

Calidad Futbolística

El último punto a considerar para poder emplear de manera eficaz la fórmula es, saber los dotes técnicos, tácticos o como se desenvuelve el jugador en el campo ya sea desde una posición en defensa, medio o delantero y también se evalúa sus actuaciones en un partido como las asistencias, goles, marca en defensa, técnica, dando así por consiguiente un resultado exquisito o pobre en sus actuaciones.

Del 0 al 10 se determina el valor de la actuación o calidad futbolística, siendo el 0 el valor más bajo donde a veces se le atribuye por estar fuera de temporada debido a lesiones musculares; otro aspecto importante que involucra su calidad es, la posición que ocupa en el terreno de juego, a un delantero le dan una calificación de 1.00, mientras que a un defensa le dan un 0.50 y a un centrocampista un 0.78.

Un ejemplo en el fútbol moderno, podemos comparar a Messi del y a Cristiano ante Griezmann, tanto el argentino como el portugués tienen desventaja contra el francés del Atlético de Madrid, por su edad y posición en el campo que ocupa, éste último es un delantero y es más joven por lo que tiene un valor de mercado mucho mayor en el fútbol hoy en día.

Deja tu comentario