DYBALA BRILLA CON LA JUVE Y CR7 EN GRADA.

La Juventus abordó el fichaje de Cristiano Ronaldo con la intención de levantar la Champions League. Un título anhelado en Turín tras 22 años de sequía y hasta ¡cinco finales perdidas! Pero hoy, ante el Young Boys no hizo falta CR7. El luso tuvo que ver el partido desde la grada tras la polémica acción ante Murillo en Mestalla que el costó la expulsión. Sin el 7 bianconeri, emergió el 10. La Joya, que empezó sin excesivo protagonismo este curso -Allegri lo dejó fuera del once en dos partidos y los sustituyó en otros tantos- fue la luz que marcó el camino de la victoria. El argentino moviéndose con libertad por todo el frente de ataque de la Vecchia Signora causó estragos en la defensa suiza y lideró a la Juve, que sumó su segundo triunfo en esta Champions League por un contundente 3-0.

El partido adquirió un color bianconero incluso antes de que empezara el duelo. Los tifosi y el himno de la Juventus a capella marcaron el primer gol antes del pitido inicial. Con un Allianz Satdium hasta la bandera empujando a los suyos en su puesta de largo bajo en casa los hombres de Allegri saltaron al verde con hambre. Tal era la voracidad de los turineses que tan sólo transcurrieron cinco minutos cuando se cantó el primer gol. Bonucci volvió a mostrar su mira telescópica (ya lo hizo ante el Nápoles, cuando envió un pase medido de 40 metros que acabó en gol) y puso un balón de milimétrico a DybalaCon la misma precisión con la que sirvió el pase el italiano, Paulo remató de primeras para poner el primero.

El vendaval turinés prosiguió. Más aún cuando los suizos avisaron. Sow se coló por la infranqueable zaga de la Vecchia Signora, se marchó de Szczesny y la puso atrás, pero Matuidi, como buen escudero en la retaguardia, apareció para reparar la gotera del muro bianconero. Un susto que no volvió a repetirse en los 90 minutos. Con la imprudencia de quien sabe que es superior la Juve se olvidó rápido de la ocasión suiza y siguió atacando. En el 14′ Brenardeschi lo probó desde fuera, pero Balmoos desvió como pudo. En el 19′ Dybala lo volvió a intentar, pero el remate le salió flojo y al centro.

El acoso sobre la portería del Young Boys era insultante. Con el guardameta del equipo suizo sosteniendo a los suyos para que no se derritieran como chocolate suizo, el segundo no tardó en llegar. Paulo recogió el cuero en tres cuartos, condujo, atrajo a los defensores Boys y soltó el esférico a un Cuadrado que le puso en bandeja el disparo lejano a Matuidi. El galo golpeó con potencia y Balmoossólo pudo despejar. Al rechace, el más listo de la clase. Dybala, esta vez no perdonó y marcó a placer. El argentino no marcaba un dos goles desde abril de 2017, cuando anotó los dos primeros goles del 3-0 al Barça. Así, con el segundo de la Juventus y en la cuenta personal de La Joya, la Vecchia Singora lo siguió intentando, pero no pudo ampliar su ventaja en el primer acto.

En la segunda parte el monólogo turinés siguió su función. Los de Allegri, incluso bajando visiblemente las pulsaciones, seguían sometiendo a los suizos. Con las tímidas llegadas de los Boys y los bianconeri disfrutando en el tapete del Allianz Stadium el tercero fue una obra de arte. La Juventus tocó y tocó hasta meterse en la cocina, ahí Cuadrado le regaló el tercero en boca de gol a DybalaEl 10 anotó el quinto hat-trick de la Juventus en Champions League -el último en conseguirlo fue Arturo Vidal ante el Copenhague en al 2013-14.

Con el partido resuelto y los suizos con uno menos tras la expulsión de Mohamed Ali, el equipo turinés no quiso hacer sangre. Allegri movió el banquillo pensando ya en los próximos compromisos y el choque decayó en los últimos minutos. Con el pacto de “no agresión” firmado con los suizos se puso fin al partido en lo que fue una noche donde Cristiano estuvo en la grada y la auténtica Joya de la Juventus fue Dybala.

 

|vía MARCA.

Deja tu comentario