Francia, un digno bicampeón del mundo

La selección francesa demostró en Rusia 2018 el poderío futbolístico que tuvo durante todo el Mundial, con una actuación espectacular en la fase de grupos y en las eliminatorias, por lo que solo empataron un partido ante el combinado de Dinamarca.

Los dirigidos por Didier Deschamps, fueron justos vencedores del torneo y colocaron nuevamente a un país francés en lo más alto de la elite mundial, dado que esta selección tuvo que reponerse a grandes golpes anímicos para poder ser campeona mundial, uno de ellos, la final del 2016…

EURO FRANCIA 2016, DONDE TODO COMENZÓ

Cuando eres anfitrión de una competencia, siempre piensas en hacer el mejor papel posible, pero en la selección de Francia, por la calidad de jugadores que ha tenido a lo largo de la historia, es una obligación ganar el trofeo que se este disputando.

La Euro de Francia 2016, estaba pronosticada como la mayor fiesta deportiva del país en los últimos tiempos y la cereza del pastel sería ganar el titulo de nueva cuenta, luego de que en el año 2000 fuera la última vez que los galos lo levantaran.

El camino del torneo fue de altibajos, en fase de grupos consiguió ganarle a una modesta Rumania 2-1 en el segundo encuentro y otra vez, lograron sacar el resultado de manera desesperada a costados de la debutante Albania por marcador de 2-0 y ya en su último partido, donde ya tenían la calificación a la siguiente ronda, empataron 0-0 contra Suiza. A pesar de los resultados favorables, la afición francesa estaba expectante de que la selección pudiera demostrar un mejor fútbol.

Para la fase de eliminación directa, el conjunto galo mejoraría su desempeño dentro del terreno de juego, en los octavos lograrían sacar el resultando ante su similar de Irlanda por 2-1, para los cuartos de la Euro, se darían un festín de goles ante la cenicienta y gran revelación del torneo, Islandia, derrotándolos por 5-2; en las semifinales, Francia daría un golpe de autoridad sobre la mesa, dejando en claro quien era el favorito para quedarse con el tan preciado trofeo europeo, al derrotar 2-0 a la selección de Alemania, quien venia de ganar el mundial de Brasil 2014. 

Después de trabajar arduamente sus encuentros, la selección comandada por un Antoine Grizmann el cual estaba en un nivel impresiónate, quedaría solamente un obstáculo que los separaría de su tercera Eurocopa, la sorpresiva selección de Portugal.

En una final, donde los lusos obtuvieron su lugar tras no ganar ningún partido en fase de grupos, y decidir otros encuentros en tiempo extra o penales, la selección dirigida por Fernando Santos le plantaría una mala jugada al anfitrión del torneo. 

Francia tenía todo para ganar; estadio, afición y jugadores, pero el día no estaba a su favor, por mas que lo intentaron en todos los sectores del campo, el gol nunca entraría en la portería defendida por Rui Patricio quien a la postre sería fundamental para los portugueses. 

La tensión conforme pasaba los minutos era aún más, llegarían los tiempos extras, y Didier Deschamps nunca pudo encontrar una solución para poder ganar el partido, dentro del campo se mostraba frustración en las caras de los galos, en cambio los lusos con los alientos de su capitán Cristiano Ronaldo,  se impulsarían a seguir luchando. 

El gol que cambiaria las crónicas de la prensa vendría al minuto 109´despues de un zapatazo del delantero Eder, del equipo luso, quien silenciaría no solo el estadio, sino un país entero.

Luego de esto, Francia no volvió más, el partido estaba hecho, el tituló se iría lejos de las manos de Payet, Kante, Varane, Pogba y compañía.

Todo esto, desencadenaría una desilusión profunda dentro de la selección, empezando por el técnico “Bleu”, Didier Deschamps, el cual argumento en varios medios que iban a necesitar tiempo para poder pasar el trago amargo de perder la final como locales. 

“Se perdió una gran oportunidad, no hay palabras para expresar nuestra decepción. Se necesitará tiempo para digerir haber perdido la oportunidad de ganar”, mencionó el seleccionador.

Otros, como el delantero Antoine Griezmann, dejaban entrever sus frustraciones ante los medios pero con la esperanza de que el futból les regresara lo que les quitó. 

“Segunda final perdida en un mes…. es una mierda, pero todo esto me hara más fuerte”, dijo el jugador galo.

Después de un desafortunado desenlace en la final de la Euro 2016, la mentalidad de los jugadores franceses cambiaría para bien, y se vería más adelante un hambre por ganar, y se protagonistas en cualquier torneo que disputasen. 

EL PROCESO DEL CAMBIO FRANCÉS 

Levantarse luego de perder una final europea como local no fue fácil, pero la mentalidad de los jugadores franceses cambiaría para bien, y se vería un poco más adelante el hambre por ganar; además, de ser protagonistas en cualquier torneo que disputasen. 

La fase de clasificación al Mundial de Rusia 2018, para Francia fue discreta y con altibajos, aunque dejaron en el camino a la naranja mecánica, hubo partidos donde dejó ir puntos ante selecciones de menor nivel como Bielorrusia; su fútbol, no era vistoso pero si efectivo, por tal motivo lograron calificar como primero del grupo y mandaron a la selección de Suecia a jugar repechaje. 

Si bien, ya estaban en el mundial, el equipo de Deschamps, seguia sin dar muestras del potencial futbolístico que debe de tener una selección de la embergadura del cuadro galo, pero, irian invulucrando al proceso mundialistico jugadores jóvenes que brillaban en sus clubes, tal es el caso de Kylian Mbappe, Ousmane Dembéle, Corentin Tolisso, Lucas Hernández y Benjamin Pavard, quienes vendrian a darle otra dinamica al juego frances. 

LA PREPARACIÓN Y LA LISTA FINAL 

Para llegar al mundial de la mejor manera, Francia se preparó con 5 partidos amistosos. Pero, sin duda la dolorosa derrotada ante Colombia, en Saint-Denis por marcador de 3-2, marcó – un parte aguas – en el combinado europeo. Ante esto, el seleccionador nacional galo, afirmó que Colombia les había dado una lección de aprendizaje para no volver a cometer errores. 

Este equipo colombiano nos dió una lección de agresividad hacia a nosotros para cambiar nuestro porvenir”, sintetizó Didier. 

Posteriormente a esta derrota, Didier Deschamps tendría una prueba más para ver jugadores antes de dar la lista final que dejaría muchas sorpresas para la prensa y la afición en general.


Sin duda alguna, las grandes ausencias dentro del cuadro galo fueron la del mediocampista Dimitri Payet y el defensa central, Laurent Koscielny por lesiones; a su vez, la lista tendría comentarios negativos por parte de algunos jugadores franceses que se vieron inconformes por no quedar entre los 23 que disputarían el mundial en Rusia.  Uno de ellos sería, Adrien Rabiot, el mediocampista del PSG se nego a integrarse en la lista de suplentes, y comentó que no tenía ninguna lógica deportiva.

“Si decidí retirarme de la lista de suplentes es porque he considerado que la elección del seleccionador no tiene ninguna lógica deportiva. El mensaje era claro: contaba el rendimiento dentro del terreno de juego”, lamentó el jugador en una carta difundida por la radio RTL.

Francia después de mostrar su lista, jugaria 3 partidos amistosos como local,dejando una cara nueva, con jugadores conectados linea por linea, así como un plantel joven y a su vez experimentado. La afición se empezaba a dar luz verde al conjunto de Didier. 

LA JUSTA DE LA CONSOLIDACIÓN 

Rusia 2018, sería un mundial de sorpresas, y de consolidaciones futbolisticas. Algunas selecciones mostraban sus armas, pero ninguna mostro un juego tan definido como la selección Francesa, los galos se dieron cuenta que armar un juego vistoso y atractivo no era la clave para poder lograr su objetivo, es por eso, que decidieron valerse por su efectividad en la porteria rival y su solidez defensiva como principales argumentos para ganar partidos. 

Su debut en Kazan no fue espectacular pero si contundente, un 2-1 ante Australia, valió para quedarse con los primeros 3 puntos. Ante Perú, aunque la selección sudamericana jugo mejor, los franceses una vez más demostraron que su linea de centrales con Umtiti y Varane, eran impenetrables y así lograron sacar un resultado por 1-0 para clasificarlos a octavos de la justa y por último, ante Dinamarca jugaron con menos presión y las dos selecciones dividieron unidades, el camino era identico al que figuró en la Euro del 2016, pero esta selección tendría algo más que mostrar.

Para las ronda de KO, Francia no solo siguió mostrando su juego tan marcado, sino que este evolucionaria para eliminar a sus rivales de forma espectacular.

El primero que sufrió los estragos fue la Argentina de Leo Messi quienes a penas pudieron meter las manos; un tal Kylian Mbappe, dejó atónitos a toda la linea defensiva del cuadro albiceleste, y un Benjamin Pavard marcaría el mejor gol del torneo. Francia fue superior y terminaría ganando el partido 4-3. 

Para cuartos, era el turno de Uruguay, la garra no tendría posibilidades ante una Francia que partido tras partido se crecia más, el juego termino 2-0 a favor de los franceses en partido controlado por el cuadro galo de principio a fin.

En semifinales, quizas, Francia tendriá la prueba más dura del torneo, una final adelantada ante los diablos rojos de Belgica, selección que quizas mostro el futbol más atractivo de la competencia. En un gran partido celebrado en San Petersburgo, el resultado sería a favor de los franceses con un gol de Varane, francia se instalaría una vez más en una final de Copa del Mundo.

Era imposible imaginarse como los jugadores se habian levantado de la decepción que les provoco perder la final del 2016, la mentalidad de cada jugador fue factor importante durante toda la justa y la dirección técnica de un Didier Dechamps que logró sacar el barco de las profundidades de la depresión para volverlo a colocar en un muelle donde emergería una nueva espectativa por ser campeones.

“Esto es excepcional. Estoy contento con mis jugadores, son jóvenes que jugaron con una buena mentalidad contra una buena Belgica. Siento mucha felicidad, mucho orgullo, este grupo está junto desde hace 49 días. Han pasado muchas cosas difíciles pero ya estamos en la final. Es el mérito de todos”, declaró Deschamps.

La final disputada en Moscú sería – nadamas y nada menos – que contra Croacia, una selección que en el papel tenia tintes de ser inferior a los franceses pero que durante todo el mundo disputaron un gran fútbol.

 

Ante esta situación, el conjunto galo solo tenía una cosa en mente… lograr el campeonato mundial. jugadores, cuerpo técnico y todo el equipo que conformaba a la selección francesa, mostraron el mejor carácter posible para encarar la final, antes del partido jugadores como paul pogba tomaron la batuta del vestidor y dejo un mensaje claro enfrente de sus compañeros…

“Sabemos cuántos partidos hemos jugado en nuestras carrera, pero este partido cambia todo, cambia toda nuestra historia”.

Pogba también remarcó que sólo había un título, y a pesar de haber perdido la final de la Eurocopa en 2016, todavía estaba en sus manos el poder ganar el título.

“Hoy no vamos a dejar que otro equipo tome lo que es nuestro”, remarcó

Por último, pidió a sus compañeros la victoria para poder estar en la memoria de los franceses, de sus hijos, sus nietos e incluso de sus tataranietos; el partido fue de Croacia, pero la solidez defensiva y la contundencia francesa una vez más sirvieron para que Francia por fin pudiera alzar un titulo mundial después de 19 años de sequía.

Los anotadores del gol de esa noche hicieron historia: Varane, Mbappe, Pogba y Griezmann. A su vez, el joven de 19 años, Mbappe se convertiría en el segundo jugador después de Pelé en marcar en un final de Copa del Mundo.

En el desenlace final del partido los fantasmas de la Euro 2016 desaparecieron y hubo fiesta en el equipo galo, así como reacciones, una de la más significativas correria a cargo de Antoine Griezmann quien se mostraba orgulloso de su equipo. 

“No soy realmente consciente de todo esto todavía. Estoy muy orgulloso de este equipo: los jugadores y el personal, el personal técnico y el personal médico, hicimos historia y la vamos a disfrutar con nuestras familias y franceses”.

El fútbol sin duda, nos deja muchas enseñanzas tanto fuera como dentro del terreno de juego, pero deja en evidencia de que las revanchas siempre existen, pero que con trabajo, dedicación y esfuerzo es como las podras cobrar, hoy la selección francesa puede decir que es un digno Bicampeón del mundo./Esférico. Por: Valeria Cuellar. 

Attachment

Deja tu comentario