Fraude de directivos mexicanos con grandes ligas

La corrupción es un acto que no le beneficia a ninguna entidad deportiva, ya que su reputación se acaba debido a la falta de transparencia, honestidad y malos manejos financieros. Es normal, que en las arcas de la política que involucran a un centenar de magistrados lo suelan llevar a la práctica con simpleza, mientras que en otros ámbitos también ocurre y sobre todo, en el fútbol mexicano en un deporte donde existen intereses económicos que benefician a empresarios, directores deportivos, jugadores, entre otros.

Ahora, desde hace un par de meses, la Liga Mexicana de Béisbol Profesional (LMB) está estancada debido a que las Grandes Ligas del Béisbol (MLB) de los Estados Unidos llegaron a la conclusión de prohibir a cualquier equipo de los 16 de la Liga Mexicana en ofrecer y concretar transferencias para que algún pelotero mexicano se consolide en el mejor béisbol del planeta.

La falta de ética, es el principal argumento en el que se basó Rob Manfred, director ejecutivo de la MLB para suspender cualquier negociación con jugadores mexicanos que pertenezcan a la Liga de México con contrato vigente de cualquier equipo, mientras que si se pueden contratar los servicios de alguna promesa o prospecto mexicano que se desarrolle en academias o centros formativos de desarrollo en México, como por ejemplo: Academia de Hermanos González, la cuál es dirigida por el manager de la Selección Mexicana de Béisbol,   Edgar González y por el jugador de los Mets, Adrián el “Titán” González.

Aunado a la falta de ética, las negociaciones se rompieron entre los altos mandos de la LMB y MLB, debido a que el comisionado Javier Salinas de México, el actual presidente de la Liga Mexicana desde el 2017, no aceptó el acuerdo en el que Manfred (MLB) solicitaba que se le entregara el 75% de la venta de la transacción al jugador mexicano que emigrara a algún equipo de las Grandes Ligas.

A priori, los directivos de diversos equipos de la liga mexicana se aprovecharon de las circunstancias por cobrar más del 50% por la venta de un jugador; por lo que supieron enriquecerse a toda costa sin merecimiento alguno.

La Major League Baseball, se dió cuenta de los malos manejos administrativos, abuso en comisiones cobradas por novenas mexicanas y optó por suspender cualquier vínculo con organizaciones deportivas que estén regidas por la LMB; mientras tanto, la Academia de los González se beneficiará para enviar a talentos a que inicien su carrera profesional en los Estados Unidos y además, por haber aceptado los acuerdos donde tres cuartas partes de la transacción van hacia el jugador.

Otras Ligas de Béisbol como en Japón y Corea, aprovecharan de ésta situación para enviar más serpentineros, sluggers y bateadores de poder al país de las barras y las estrellas.

Veremos que en que ocurre más adelante, en el estire y afloje de las negociaciones. Javier Salinas y compañía tendrán que ceder, sino el béisbol mexicano tendrá un retroceso en el crecimiento profesional de cada uno de los jugadores mexicanos para destacar en el plano internacional.

 

 

Attachment

Deja tu comentario