La abolición del descenso

 

La idea de que en el futbol mexicano se quite la dinámica de ascender y descender cada año entre la primer división y la liga de ascenso mx dejó de ser ya eso, una simple idea para convertirse en una alternativa seria y que con el paso de los días ha tomado mucha fuerza y ha causado mucho revuelo entre los equipos, los medios nacionales y la opinión del público.

Lo que es una realidad es que de efectuarse dicha propuesta, se estaría quitando gran parte del enfoque competitivo con el que, bien o mal, se ha manejado nuestro futbol y ha hecho que se viva con emoción gran parte de los torneos tanto en la primera como en la segunda división.

Enrique Bonilla, presidente de la siempre fabulosa Liga Mx ha expresado que se ha exagerado sobre el tema, cosa que para este autor es como si estuviera aminorando la situación, porque lo que cabe mencionar aquí es que él mismo es quien esta presentando esta alternativa sobre la mesa, y aunque ya recibió la inconformidad de los equipos del ascenso en la reunión que en la semana pasada sostuvo con ellos, evadió por completo dichas manifestaciones y ahora esta propuesta parece ser más verídica cada vez.

El enfoque que se quiere tomar se torna a un modelo de negocio mas que un ambiente deportivo, puesto que según varios medios de comunicación la dinámica ahora sería que al líder del torneo se le pague una cantidad m

illonaria como recompensa, mientras que los últimos tres lugares de la tabla pagaría una cuota por su lugar que va desde los 120 millones el último, 119 el penúltimo y 118 el antepenúltimo sitio.

De la misma manera, en el ascenso el equipo que quede campeón sean los torneos que sean, solo será acreedor a un premio de 80 millones para manutención del club, y 40 millones para el subcampeón.

¿Donde está entonces la motivación para los equipos de segunda división? ¿Qué caso tiene competir si saben que siempre jugarán en la misma división? Y en el caso de la primera división ¿cuál preocupación tienen por descender?…

Yo creo que es algo que no tiene discusión. El hecho de darle oportunidad a equipos pequeños que van en ascenso, o de equipos históricos que se encuentran en segunda es de lo que se debe tratar esto. De hacer una verdadera competencia entre los clubes de ambas divisiones, sino, ¿qué caso tendría?

Júzguelo usted amigo lector, pero para mí es una terrible decisión.

 

 

Attachment

Deja tu comentario