Las sorpresas más insólitas del tenis profesional

En el deporte internacional a nivel profesional han ocurrido resultados sorprendentes con jugadores que a muy pocos seguidores le dan crédito para ganar un trofeo, anillo, copa o cualquier presea que con esfuerzo, dedicación y garra se puede lograr y sobre todo por tener una disciplina con cierta regularidad en las fases de pretemporada.

Por nombrar algunos acontecimientos deportivos importantes a nivel internacional, se encuentra uno de los torneos más prestigiados del tenis profesional, Roland Garros, el cuál es uno de los cuatro Grand Slams en la ATP y WTA, que se juega sobre la superficie de arcilla, un territorio en el que “Rafa” Nadal es amo y señor del polvo de ladrillo al haber conseguido su décimo título en París, Francia.

Aunque, esa no es la sorpresa, sino en la rama femenil de la WTA con Jelena Ostapenko, una jugadora letona que con 20 años recién cumplidos ha logrado lo que muy pocas tenistas han hecho a una corta edad, ganar Roland Garros y su primer Grand Slam de su carrera, con una autoridad suprema ante una de las favoritas, Simona Halep con una estadística pobre de 8 tiros ganadores ante 54 de la letona.

El resultado fue en 3 parciales, 4/6 6/4 y 6/3 con una desventaja en el primer set, donde tenía casi perdido el partido y de alguna manera supo afrontar la adversidad para remontar con el brillo que le caracterizo en todo el torneo; también, emuló un récord de Iva Majoli impuesto en 1997 al ganar un Grand slam siendo la más joven.

Su estilo es muy similar a Serena Williams con un juego frontal agresivo, pegando a una alta intensidad en sus golpes desde cualquier superficie de la cancha, pero con un físico totalmente diferente a la jugadora de los Estados Unidos; Ostapenko, inició el camino de la gloria venciendo en las primeras rondas a Chirico (4/6, 6/3, 6/2), Puig (6/3, 6/2), Tsurenko (6/1, 6/4), Stosur (2/6, 6/2, 6/4), en cuartos a Wozniacki (4/6, 6/2, 6/2), en semifinales a Bacsinszky (7/6, 3/6, 6/3).

A todo ello, venció a cuatro pre-clasificadas que fueron un obstáculo para poder consagrarse Roland Garros por primera vez en un vaivén que vivió dentro de las canchas de arcilla; así pues, el premio al esfuerzo ha sido mejorar su ranking mundial al pasar del quincuagésimo lugar al décimo segundo del escalafón en la WTA.

 

“No me puedo creer que haya ganado Roland Garros con apenas 20 años. Os quiero, me encanta jugar aquí”, ironizó Ostapenko hacia el público de las gradas tras haber conquistado su título en la final de París, Jelena estaba sumamente extasiada por haber logrado algo que nunca se imagino que alcanzaría; lo que está claro es que su tenacidad y hambre de triunfo fue lo que le llevo al éxito conseguido.

Serena Williams, por si fuera poco estuvo involucrada en otra sorpresa más al no poder completar su año del Grand Slam en el Us Open del 2015 tras haber ganado Australian Open, Roland Garros y Wimbledon en un año, viéndose superada por la italian Roberta Vinci de 33 años con parciales de 6/2, 4/6, 4/6 en la semifinal que se le daba por ganada a la tenista multi campeona de torneos en la WTA y 23 Grand Slams, Williams.

En ese entonces, Vinci, la número 43 de la WTA fue la luz que resplandeció en las canchas de Flushing Meadows, Nueva York con sus aciertos en los golpes ganadores, voleas y servicios, controlando a Serena desde el segundo set en adelante.

“Fue un partido increíble, perdí el primer set e intenté dar lo máximo en cada punto, traté de enfocarme en mis tiros y no en los de Serena, es el mejor momento de mi vida”, declaró Vinci a los micrófonos, una vez después de vencer a la imbatible Serena.

Roberta Vinci, disfrutaba a los cuatro vientos con una alegría inmensa, sonriendo a todo el público que estaba en contra de ella ya que estaba en suelo norteamericano y Serena Williams era la jugadores de casa.

Otra de las sorpresas que acapararon las miradas de fanáticos del tenis, fue la victoria del británico Nick Brown ante Goran Ivanisevic en Wimbledon, durante 1991 cuando Brown estaba en el puesto número 591 del escalafón mundial de la ATP y venció al croata Ivanisevic, amplio favorito con el ranking 10 a nivel mundial.

4/6, 6/3, 7/6 y 6/3 fueron los parciales de un partido que se jugó en la segunda ronda de otro torneo de los Grand Slams en el tenis profesional; la sorpresa le duró muy poco hasta que perdió en la tercera ronda ante Thierry Champion, un francés muy poco conocido por no ser un jugador de re nombre.

Más adelante, tras haber jugado al tenis durante un periodo de varios años, empezó a tomar roles en la enseñanza del tenis y además, estuvo un tiempo como capitán del equipo Federación de Gran Bretaña.

“Me tomó una hora y media en llegar a Wimbledon, mientras iba en el asiento trasero de una Harley Davidson. Si tu has estado un día completo en el torneo, lo último que quieres es tomar un trayecto de una hora y media de regreso”, declaró Brown tras vencer a Ivanisevic en la segunda ronda.

04 de Junio del 2016, fue el día que marcó un – parte aguas – en la carrera de la hispano-venezolana, Garbiñe Muguruza al vencer a la portentosa Serena Williams en una hora y 43 minutos de manera inimaginable con parciales de 7/6 y 6/4 y así fue el primer Grand Slam logrado por Muguruza que en aquél entonces no tenía un ranking para estar entre las Top 20, sin embargo, ahora ya se encuentra en el quinceavo lugar a nivel mundial.

Muguruza, estalló de júbilo al vencer a la tenista norte americana, número uno del mundo en múltiples ocaciones, cuando muy pocos creían en la tenista de doble nacionalidad; desde 1998 con Arantxa Sánchez Vicario no había una tenista campeona de un Grand Slam.

“El Match Point fue como el champán, un sideral globo liftado que besó suavemente la línea de fondo y que aplaudió la propia Serena Williams”. “Pasó no sabes cómo, de repente yo había ganado Roland Garros”, sintetizó Muguruza antes de subirse al podio de la premiación.

“La idea era atacar desde el principio, este fue el torneo nuestro, de España”, también agregó Mugurza tras derrotar a Williams.

En cambio, Serena reconoció el amplio dominio que tuvo su rival en la final de París, tras haber sido cuestionada en la rueda de prensa, a posteriori del partido: “Garbiñe le pega durisimo, va a romper la banca con cada golpe, hizo todo lo que tenía que hacer para vencerme”.

Por decirlo de alguna manera, en las primeras rondas y últimas que se juegan durante los torneos profesionales o Grand Slams, es mucho de llamar la atención cuando un jugador sin ranking o un ranking muy alejado del top 100, doblega a un jugar favorito que está entre los primeros 20 del mundo; es por eso, que este reportaje les damos a conocer más sorpresas de jugadores que en nadie creían por no estar en el – ojo del huracán – debido a que están iniciando su carrera profesional o por ser irregulares en el tenis.

El tenis es el deporte blanco, así se le llamaba antiguamente por el tipo de vestimenta y por ahora sólo en Wimbledon, siguen respetando cierta filosofía en la indumentaria donde se tiene que jugar forzosamente con el color blanco de arriba a abajo; prosiguiendo con las noticias más sonadas en la historia del tenis profesional, hay una que se describe como una hazaña sobrenatural.

Tal hazaña, fue realizada por el croata Goran Ivanisevic en el 2001 al ganar Wimbledon con una invitación especial (wild-card) para jugar el Grand Slam de Londres con cierta hegemonía sin tener una siembre o pre-clasificación en el ranking mundial, su corazón y garra fue demostrada con suficiente atrevimiento con Aces al por mayor y golpes ganadores cerca de la red, siendo una de las finales más inauditas en la historia del tenis.

Ivanisevic, era el número 125 del mundo en el ranking, contaba con 29 años de edad en ese tiempo y pensaba en retirarse pero se dio cuenta que todavía tenía tenis que ofrecer a los aficionados y además se le recuerda por celebrar cada punto con excelsa rabia, dando gritos a las gradas para animarse con sus seguidores, de tal forma que parecía un partido de fútbol con croatas volcados al 100% con Goran.

Fue una final inesperada por muchos fanáticos, pero para el no, ya que estaba convencido de que ganaría la Copa Dorada y la obtuvo ante el dos veces ganador de dicho torneo, Patrick Rafter en un alargue de 5 parciales: 6/3, 3/6, 6/3, 2/6, 9/7. Fue una de las finales más recordadas en la historia de la Catedral del Tenis, Wimbledon.

El camino lo allano, despachando a 5 rivales del Top 40, Roddick, Rusedski y Tim Henman; cabe mencionar, que 3 de ellos eran especialistas en jugar en el césped natural, un mérito más que se le agrega a un imbatible Ivanisevic como una película rodada de Hollywood con un final feliz.

Su ambición por dejar atrás una lesión en el hombro que le impidió jugar un año y medio, antes de jugarse el torneo de Wimbledon fue solamente un recuerdo, por lo que solamente el sabe cuál fue el método para ser un A´s bajo la manga que para la mayoría de los amantes del tenis lo disfrutaron con sus victorias ronda tras ronda hasta la final en la Catedral del Tenis.

Su palmarés acumuló más de una veintena de trofeos a nivel profesional, incluso fue número 2 del mundo en 1994 y llegó en tres ocaciones a la final de Wimbledon; se le considera un jugador inteligente por saber ocupar su potencia en los servicios y zanca alargada para terminar los puntos cerca de la red con un estilo único en las voleas de Derecha, Revés y remates colocados.

Ivanisevic, ganó su primer torneo de Grand Slam tras haber participado 48 veces durante su carrera, por decirlo de alguna manera como un sueño hecho realidad en una batalla que llegó a su fin, persiguiendo la gloria que al fin se le dio al torpedero croata.

“Esto es fabuloso, tocar el trofeo, me refiero a que no me importa si no vuelvo a ganar otra vez un partido en mi vida”. “Esto es todo, es el final del mundo”, fue el sentir de Ivanisevic tras una victoria excepcional.

“Yo no sé si Wimbledon ha vivido una final como ésta, o alguna vez”.”No sé si verán alguna como la que jugamos nosotros”, declaró el australiano Patrick Rafter a los micrófonos.

Junio del 2013, su majestad Roger Federer perdía ante el 116 del ranking Sergiy Stakhovsky en Wimbledon durante la segunda ronda con la salida más rápida de Federer desde 2002 en el que se ha coronado 7 veces.

Su derrota fue propinada en cuatro sets: 6/7, 7/6, 7/5 y 7/6, por el ucraniano que nadie lo conocía por no estar entre los mejores del mundo. 

Septiembre de 1991, fue la fecha en la que la estadounidense Jennifer Capriati de 15 años de edad, la tenista formada en la Academia de Rick Macci dio un salto gigante al ganar cuartos de final en el Abierto de los Estados Unidos en Nueva York ante una leyenda, Gabriela Sabatini, por parciales de 6/3, 7/6 con un estilo de juego frontal desde atrás de la cancha, iniciando con sus servicios potentes de 170 Km/h y voleas a ras de suelo.

Fue un partido inédito por lo que se jugaba Sabatini, por ser una tenista experimentada y viéndose sorprendida de una jugadora joven en búsqueda de dar el campanazo y de que forma lo dio, al vencer a la argentina, en el que en ese entonces era una de las mejores jugadoras del circuito.

Julio del 2014, Nadal fue maniatado por Nick Kyrgios de 19 años y 144 del escalafón mundial en los octavos de final del torneo del All England Club en un partido que fue dominado por el joven australiano que parece más jugador de baloncesto que de tenis por su apariencia física pero dotado con un servicio y derecha muy potente con aceleraciones sobrenaturales que desaparecen la raqueta.

“No hay mucho análisis que hacer de un partido cuando, en una pista como ésta, te enfrentas a un tenista que juega al todo o nada, con la soltera quien tiene todo que ganar y nada que perder”, sentenció el mallorquín, uno de los mejores jugadores en la historia del tenis, “Rafa” Nadal.

Por último, “Guga” Kuerten es otro de los jugadores que causó una algarabía impresionante al adjudicarse el French Open en 1997; Roland Garros, fue el punto de partida jugando en polvo de ladrillo, imponiéndose al dos veces ganador en ese entonces, al español Sergi Bruguera por 6/3, 6/4 y 6/2 con cierta facilidad y fue un torneo en el que se dio a conocer el tenistas brasileño ya que nadie lo conocía de esquina a esquina, causando una alta expectación en Brasil y un fenómeno sobrenatural.

Kuerten, un tenista con un revés a una mano y agresivo desde el fondo de la cancha conquistó su primer Grand Slam estando en el lugar 

66 del ranking de la ATP conjugado bajo una alegría inmensa en cada tiro efectuado con su mirada infinita, disfrutando el momento en el que estaba pasando, bailando al son de la batucada como si estuviese en el Carnaval de Rio de Janeiro, Brasil.

 

 

 

“Sin lugar a dudas fue el momento de mayor relevancia emocional en mi vida deportiva por haber ganado mi primer Grand Slam”, sentenció Kuerten tras adjudicarse el título de la Copa de los Mosqueteros en París./Esférico.Por: Aarón Aillaud Olavarrieta.

Attachment

Deja tu comentario