Molina y Piña vuelan alto con los Rojos

Los Rojos del Águila de Veracruz cuentan con un par de serpentineros inigualables que maniatan a sus rivales con salidas portentosas y están colocados en el Top 5 de los mejores abridores de la Liga Mexicana de Béisbol en el departamento de carreras permitidas (ERA).

Ambos, han sido piezas fundamentales en el engranaje a la defensiva del equipo emplumado, los cuáles han ayudado en la mayoría de sus partidos a los Rojos, equipo que disputará un partido de repesca ante los Bravos de León en la Zona Sur en el parque de béisbol del Beto Ávila en Veracruz, será un partido de vida o muerte para las dos novenas y poder clasificar a la postemporada ante el mejor equipo de la Zona, Leones de Yucatán.

La principal fortaleza de los Rojos ha sido el pitcheo, por lo que es digno de admirar el trabajo a la defensiva que está haciendo el equipo del manager, Edgar Castro, oriundo de Puerto Rico con una excelente labor desde el montículo, jardineros y los jugadores del cuadro.

El 2012, fue el último título logrado por la novena de los Rojos, sumando un total de 6 títulos en su haber para ser una de las dinastías más importantes de la LMB, sin embargo, el apoyo de la afición se ha venido de más a menos, sobre todo en esta última temporada, registrando números rojos en la afluencia de el público, por lo que los aficionados tendrían que arropar más a sus jugadores, debido a que durante esta temporada el Estadio Beto Ávila ha sido uno de los más pobres en cuanto a entradas de aficionados se refiere.

El Águila, en esta temporada se quedó con la cuarta posición, detrás de los Tigres, Pericos y Leones en la Zona Sur; lo que está claro es que primero tienen que pasar por encima de los Bravos que acabo en el quinto peldaño para pensar en la postemporada.

Simulando un posible enfrentamiento entre los Leones y el Águila, comparamos a dos jugadores de poder, dos auténticos cañoneros, tanto Balbino Fuenmayor (VER) como Ricky Álvarez (YUC) comparten 16 y 17 vuelacercas, respectivamente.

En el departamento de carreras impulsadas (RBI), Ricky Álvarez es el segundo mejor productor de la LMB con 103 carreras impulsadas; mientras que Fuenmayor ostenta la marca de 64; por si fuera poco, Álvarez vuelve a aparecer con números que alumbran su potencial a la ofensiva con un total de 132 Hits por parte de los Leones; en cambio, por parte del Águila el mejor jugador a la ofensiva es, Carlos López con 118 Hits.

Pese a que las estadísticas a la ofensiva de los Leones le ganan la partida a los emplumados de los Rojos, en la labor defensiva la balanza se inclina más a favor de el Águila, de momento con sus jugadores estelares, el mejor abridor de la LMB, oriundo de Venezuela, Néstor Molina (1.89) y el tercer mejor lanzador de la clasificación general, José Piña (2.64); aunque no hay que perder de vista al dúo de lanzadores de los Leones, José Samayoa (2.29) y a Yoanner Negrin (2.93), donde el primero es el segundo mejor lanzador de toda la Liga y el segundo, es el noveno en promedio de carreras permitidas.

Molina, es el abridor insignia de los Rojos en el departamento de ERA y WHIP (1.04) con salidas al montículo de manera magistral junto con una mezcla de lanzamientos rompientes al plato; su récord se encuentro en lo más alto con 12 ganados y 3 perdidos y también, se ubica en el segundo lugar en el departamento de ponches recetados con 113.

El serpentinero venezolano está gozando de una temporada para el recuerdo, inolvidable en base a sus estadísticas personales de lanzamiento y de toda su carrera en la pelota caliente, gracias a todo ello por su recta rompiente de 90-96 millas, siders y cambios de velocidad, como también sus lanzamientos bajos a las esquinas; cabe mencionar, que los partidos ganados desde su extraordinario brazo, han sido ante las novenas de los Tigres, Leones, Diablos, Toros y Sultanes; equipos de máxima envergadura en el béisbol mexicano.

Jose Piña, por su parte, es otro serpentinero de los Rojos que ha acaparado la atención de los aficionados; proviene de República Dominicana y ostenta un récord de 6 ganados y 7 perdidos, pero lo más importante es que tiene el tercer promedio de carreras permitidas con 2.70.

De alguna manera, se ha ganado a pulso la loma de pitcheo en la rotación de abridores titulares de los Rojos; pese a no contar con un récord ensordecedor como el de Molina, su desempeño en el WHIP es inimaginable con un 1.10, siendo el segundo mejor pitcher con ese promedio en la Liga, con menor número de bases por bolas recetadas y Hits en entradas lanzadas; entre sus salidas más sobresalientes, destacan una ante los Acereros de Monclova con 6 entradas y 1 tercio, 2 BB y 5 SO, entre otras.

La campaña regular termina en esta semana y tanto Leones, como Pericos, Toros, Sultanes, Acereros, Rieleros y Tigres, ya tienen el pasaporte para entrar a la segunda fase de competencia en el 2017, en búsqueda del Aro de Pelota y posteriormente, la Copa Zaachila.

Deja tu comentario