Roma es Totti y Totti es Roma

Por: Sergio Sánchez Jiménez / Esférico

Jugadores leales a un solo club se cuentan con la palma de la mano. Son hombres que dejan de ser simples futbolistas para convertirse en leyendas vivientes, personajes que dejan huella eterna en la institución a la que dieron sus mejores años.

Por eso, cuando deciden retirarse, es obvio que invada la nostalgia. Así pasó con Paolo Maldini en Milán, Ryan Giggs en Manchester United, Manuel Sanchís en Real Madrid y ahora con Francesco Totti quien a sus 40 años de edad y 25 como futbolista profesional ha decidido decir adiós al finalizar la temporada.

Con él se irá el máximo estandarte del conjunto romano, el capitán que detrás de sí dejará más de 600 partidos en la Serie A y 250 goles.

“Como romano y como seguidor de la Roma fue un honor completar mi carrera aquí. Seguramente podría haber ganado más títulos en otro lugar, pero mi mayor triunfo es mi lealtad con el club”, dijo el también seleccionado nacional al anunciar su retiro.

 Tras debutar en 1993 a los 16 años, Totti disputó en la Roma 783 partidos y anotó 307 goles tomando en cuenta todas las competiciones con su club.

Por supuesto que Francesco fue tentado por los poderosos pero se dio el lujo de decirle no al Real Madrid.

“Si me hubiese ido al Real Madrid hubiese ganado tres Champions, dos Balones de Oro y muchas otras cosas, pero prefiero lo que he hecho”, dijo Totti tiempo después.

Antes lo habían tentado Silvio Berlusconi, el magnate del Milan, y Massimo Moratti del Inter. La respuesta fue la misma: el glamour y la arrogancia del norte de Italia no hicieron ni dudar al muchacho capitalino. “Roma, para mí, es el mundo. Este club, esta cuidad, han sido siempre mi vida”.

Totti prefirió su casa dispuesto a pagar el costo de ver el éxito ajeno. Entonces era un joven de pelo largo que rompía redes en un equipo que no conseguía dar el zarpazo definitivo. Hasta que llegaron Montella y Batistuta para acompañarlo, y secundados por Cafú, Zebina, Samuel, Candela, y dirigidos por Fabio Capello, levantaron el último Scudetto del club en la temporada 2000 – 2001 con récord de puntos en Serie A: 78.

Con el irreverente Antonio Cassano hizo una dupla goleadora que batió redes en toda Europa. Pero la gloria volvería a finales de la década del 2000, cuando consiguió levantar dos Copas de Italia y una Supercopa más.

Debutó con la selección italiana después del Mundial de 1998. Formó dupla con Alessandro del Piero, Christian Vieri, Alberto Gilardino y Luca Toni. Su máximo logro: la conquista de las tierras germánicas en el 2006, cuando levantó la Copa del Mundo.

Resistiéndose al paso del tiempo, Totti siguió liderando al equipo romano en las últimas temporadas, pero la gloria y el esplendor ya eran cosa del pasado. Los años no pasan en vano, incluso para el emperador romano, quien tuvo que resignarse a ver los partidos muchas veces desde el banco de suplentes.

“Roma es mi familia, mis amigos, la gente que amo. Roma es el mar, las montañas, los monumentos. Roma, por supuesto, son los romanos. Roma es el amarillo y el rojo. Roma, para mí, es el mundo. Este club, esta ciudad, han sido mi vida. Siempre”.

 Totti podrá dejar la Roma a final de temporada pero si algo es seguro es que ya sea como asesor o directivo, seguirá siéndole fiel a estos colores porque Roma es Totti y Totti es Roma. / Esférico

Deja tu comentario