Rubén Escalona, el jockey del hipódromo de las Américas

Todo empieza en una pista de carreras con las presencia de jinetes que comandan a sus caballos purasangre o cuartos de milla para llegar a lo más alto de la cúspide, competir para ganar en un óvalo que tiene mucha historia, sobre todo porque lleva mas de 50 años usado como un escenario donde se proclaman campeones, alrededor de 20,000 personas que estallan de júbilo en cada cita celebrada.

Las carreras de caballos, es un deporte que no tiene mucho rodaje televisivo como un partido de futbol, béisbol, baloncesto o automovilismo, pero si existe cierta pasión por los jinetes y algún sector de la afición que sigue esta disciplina.

En este sentido, el Hipódromo de las Américas, situado en la capital de la Ciudad de México abre sus puerta todos los viernes, sábados y domingos durante casi todo el año con costos asequibles que van desde los $10 pesos, es por eso, que es un escaparate para cualquier familia en búsqueda de mantener los lazos familiares, disfrutando un momento inolvidable en el mundo ecuestre.

Cabe mencionar, que el Hándicap de las Américas es una de las carreras de mayor prestigio en tal Hipódromo donde se llegan a trazar 1.7km por vuelta para contemplar – la velocidad pura – de los caballos a través de las cuatro curvas y dos rectas, las cuales hacen vibrar las butacas del público en general.

Siempre, detrás de una pista de competencia, hay un héroe que trata de animar a sus seguidores con sus dotes de atrevimiento, liderazgo y un modelo en un recorrido que promete ser regular a lo largo de su carrera deportiva, tal es el caso de Víctor Espinoza, el cuál ya es un jinete mexicano que ha implantado récords en su carrera profesional y sobre todo fue un alumno de la Academia de Jinetes del Hipódromo de las Américas.

Breeders Cup, Derby de Kentucky (2) , Preakness Stakes y ganador de la triple corona en un mismo año (Kentucky, Preakness Stakes, Belmont Stakes) es una hazaña inalcanzable para muchos jinetes, sin embargo, su tenacidad ha sido un sello distintivo que lo llevo a ganar el premio ESPY de ESPN en el 2002.

 

 

Mientras tanto, hay jinetes que siguen – las huellas del deporte – como Espinoza, como lo es en el caso de Rubén Escalona, un jinete que admira la carrera de Victor y también fue formado en la misma Academia con ansías de brillar en cada instante sobre la tierra.

Escalona, es originario de la Ciudad de México y Esférico, comparte una entrevista a todos ustedes para que conozcan a un – jockey- que vive con retos su vida sobre un caballo al momento de enfrentarse a cualquier adversario, una persona atlética que busca superarse días tras día.

A los 15 años, fue el momento decisivo para Rubén tomando la decisión de dedicarse al profesionalismo en el hípico e iniciando un periplo que desde su familia fue aprendiendo, ya que en su linaje tenían el gusto por los caballos y a la vez, competían por ser el mejor.

¿Has competido en alguna carrera de talla internacional?

“En Venezuela, en otra del Caribe, California, Tijuana y Ciudad de México con un desempeño sobrenatural en cada una de sus presentaciones.”

¿Como es la preparación antes de una competencia?

“Físicamente, cuido mi peso mediante una alimentación rigurosa, además de que necesito tener un enfoque en la concentración y tener la cabeza bien fría”.

Tu Yegua es pura sangre o cuarto de milla y cuál es su nombre…

“He montado una variedad de caballos y yeguas, la última se llama – jala jala -, fue la que utilice en la competencia del Caribe hace un par de años atrás, mientras que todos son pura sangre y con “dominicano” ha sido el que más logros he obtenido.

Comida predilecta antes o después de una competencia…

“En lo particular soy amante de los mariscos, pollo y también, me gusta disfrutar momentos con mi familiar, por lo que son mi sustento de cada día antes de iniciar un nuevo pasaje en mi vida profesional./Esférico.Por: Aarón Aillaud

 

Attachment

Deja tu comentario