Tiburones Rojos de Veracruz en distintas épocas

Los Tiburones Rojos, nombre con el que fueron bautizados por Manuel Seyde, cronista deportivo veracruzano de aquella época, se integró en una primera instancia con la fusión de los equipos Veracruz Sporting Club y España de Veracruz, grandes rivales en la Liga Veracruzana de la época, pero que unieron fuerzas para conformar un nuevo equipo en la naciente era profesional del fútbol mexicano. 

El primer gol de la historia del Veracruz lo anotó Manuel “Manolín” Rodríguez Angues en la derrota de 5-1 ante Atlante en la Copa México 1943-1944. En los primeros años de vida del club, se luchó por consolidarse en la naciente liga. 

El Primer Campeonato: 

En la tercera temporada (1945-1946) del club en primera división, el equipo logró estar 18 partidos invicto (14 ganados y 4 empates, en esta racha tuvieron 8 partidos ganados consecutivamente), anotando 105 goles en 30 partidos. Luis “Pirata” Fuente era el jugador notable de la época, se caracterizaba por su dominio del balón, su visión de juego, su recuperación de esféricos, sus remates de cabeza y su condición física. 

 

 

El domingo 2 de junio de 1946 en el parque “Asturias” de la Ciudad de México los Tiburones vencieron al España por 3 a 2, en la penúltima jornada del campeonato, con goles de José Valdivia, Luis de la Fuente y Hoyos y el “Pelón” González. De esta manera, se proclamaron campeones, y el título de liga salía por primera vez en 26 años de la capital del país. 

En 1946, Veracruz perdió el título de campeón de campeones con el Atlas que lo derrotó 3-2. En el torneo 1946-1947 Veracruz quedó tercero, sólo atrás del Atlante. 

 

 

 

Años 1964-1968 

Apuntalados con la base principal del equipo que había ascendido a la primera división con José Luis “El Loco” Aussín, Hugo Frank, Enrique Rivas, Pancho Montes, Tranquilino Velázquez, Hugo Herrera, Zárate Machuca, Jesús Puente, el peruano Jesús Peláez y con la llegada de jugadores brasileños como el centro delantero Mariano Ubiracy, el extremo derecho Francisco Gómez ”Batata” y el defensa central, Marcio, el equipo empezó a competir en el fútbol mexicano.

Siendo reforzado posteriormente con la llegada de Waldir Pereira ”Didí”, bicampeón mundial brasileño, así como el tener a la defensa central de la Selección Mexicana de ese tiempo: Guillermo “Campeón” Hernández y Jesús del Muro. Posiblemente fue la mejor época del conjunto jarocho. 

José María Bakero y su llegada en 1997

Tras una época gloriosa con el Barcelona de Johan Cruyff donde conquistó títulos junto con una generación dorada, José María Bakero era anunciado en 1997 como refuerzo de los Tiburones Rojos de Veracruz, contratación que en su momento fue una bomba para el futbol mexicano.

Pocos contaban con que el multilaureado español tenía seis meses sin jugar, por lo que su paso por Veracruz fue pobre y fugaz.

A Bakero se le recuerda más por haber recibido las Llaves de la Ciudad en Boca del Río y por su calidad humana, con un trato sencillo hacia sus compañeros y los aficionados escualos.  

Campeonato de la Primera División ‘A’: 

En el torneo invierno 2001 de la Primera División ‘A’, el club tuvo la fortuna de conjuntar un plantel que mezclaba perfectamente la experiencia con la juventud, además de la dirección acertada por parte del entrenador argentino Pablo Centrone. 

Entre los jugadores destacados de aquella generación notable se encontraban elementos de la talla del delantero argentino Carlos Casartelli, el experimentado mediocampista José Luis González China, y el aguerrido defensor argentino Germán Gords, que se convirtieron en la columna vertebral del equipo; aunado a los talentosos jóvenes que formaban parte de ese equipo, como fue el caso de: Manuel López Mondragón, José Luis Ávila, Martín Calderón, Fernando Juárez, Ulises Delgado y Víctor Hugo López. La legión extranjera estuvo conformada por los argentinos Diego Melillo, Germán Gords, Raúl Gordillo y Carlos Casartelli. Mención aparte se merecen jugadores de experiencia que también aportaron enormemente a la consecución del título como el portero José Luis Vincent, el mediocampista Luis Ramón Medel y el delantero José Luis Malibrán. 

 

 

El Real San Luis fue el equipo que enfrentaron los escualos en la gran final de ese torneo, siendo este club la gran sorpresa de la liguilla, ya que calificó a la misma en la posición número ocho, no obstante accedió a la final. El partido de ida se disputó en la capital potosina en el viejo Estadio Plan de San Luis, el resultado de ese encuentro fue de empate a dos goles, anotando por el equipo veracruzano el argentino Raúl Gordillo en dos oportunidades. El Partido de vuelta se realizó en el Estadio Luis “Pirata” Fuente el sábado 15 de diciembre de 2001, que presentó un lleno hasta las lámparas. El resultado fue de 2:0 a favor del cuadro porteño, con anotaciones de Raúl Gordillo y un autogol del defensor potosino Herrera, siendo este el último campeonato del equipo en la era profesional. 

El torneo Clausura 2003, comienza con un cuadro con jugadores de experiencia como Martín Rodríguez, Isaac Terrazas, Andy Pérez, Diego Cocca, Damián Grosso y Luis Hernández. El Veracruz llega hasta las semifinales donde caen derrotados ante Morelia, bajo la dirección técnica de Daniel Guzmán Castañeda. 

 

 

 

Suma 27 puntos en el Apertura 2003 y se queda a uno solo de alcanzar el repechaje, pero en el clausura 2004 ocupa el último lugar general. En el Apertura 2004 llegan al equipo Cuauhtémoc Blanco, Braulio Luna, Pablo Quatrocchi, Walter Jiménez, Christian Giménez yKléber Boas. El gobierno del estado se comprometió en la remodelación del estadio, y con esta inversión el equipo terminó como líder del torneo, pero cayó en los cuartos de final de la liguilla ante los Pumas de la UNAM. 

En el Clausura 2005 salió del equipo la figura del torneo anterior (Cuauhtémoc Blanco) pero se mantendría a la base del equipo, a pesar de esto los Tiburones terminaron siendo el penúltimo lugar en la tabla general. 

Tras varias disputas que aún no acaban, los Tiburones Rojos de Veracruz pasaron a manos del gobierno del estado. Los torneos después de este movimiento han sido malos para el club pues no destacó en ninguno de ellos, tal vez lo más rescatable es la salvación del descenso en el último partido del torneo clausura 2006, ya que con el tanto de Lucas Ayala el equipo logró el empate 1:1 ante Morelia, resultado con el cual el club libró el descenso a la Primera ‘A’. 

Para el torneo Apertura 2006 el equipo tuvo una importante renovación de plantel, contratando a jugadores de renombre como los colombianos Martín Arzuaga y Tressor Moreno, lamentablemente ninguno de los dos fichajes dieron los resultados deseados, el primero por un problema físico que le impidió mostrar sus cualidades, y el segundo por actos de indisciplina, situaciones que los llevaron a salir del equipo. Finalmente el equipo clasificó al repechaje en donde perdió con las Chivas. En el torneo Apertura 2007, empezaron siendo dirigidos por el técnico argentino Nery Alberto Pumpido, sin embargo fue destituido tras la mala campaña que realizó al frente del equipo, siendo sustituido por el también entrenador argentino Antonio Mohamed, pero la amenaza del descenso continuó debido a los malos resultados que se siguieron cosechando. 

Al término del Apertura 2007, el equipo terminó en la penúltima posición de la tabla por el no descenso con un porcentaje de 1.0706, sólo por arriba de los Camoteros del Puebla y por debajo de los Tigres de la UANL. 

En el torneo de Clausura 2008, con tan sólo dos fechas transcurridas y debido a los malos resultados, el entrenador argentino Antonio Mohamed fue destituido, siendo sustituido por Miguel Herrera. 

UN NUEVO DESCENSO: 

Finalmente, en la penúltima jornada del Torneo Clausura 2008 los Tiburones Rojos perdieron la categoría por cuarta ocasión en su historia, al caer en el Estadio Luis “Pirata” Fuente por 4 a 2 ante los Pumas de la UNAM. Después de varias temporadas de mala planeación y malas decisiones por parte de Gobierno del Estado (dueño del equipo), los escualos una vez más jugarán al menos por un año en la Liga de Ascenso de México. Por: Eduardo Hernández/Esférico

Attachment

Deja tu comentario