BALE NO FUNCIONA EN EL TRIDENTE DEL REAL MADRID

Si el Madrid se está convirtiendo en un macizo futbolístico, Gareth Bale (29 años), siguiendo el símil geológico, juega como si fuera una isla. Solari experimentó ayer con la BBV (el galés junto a Benzema -30- y Vinicius -18-) y el 11 fue el punto flaco de la ecuación. Una situación que reabre el debate sobre quién debe ocupar el flanco derecho del ataque madridista: Bale, por jerarquía, o Lucas Vázquez (27), uno de los favoritos del entrenador…

Contra el Alavés, Bale volvió a saborear las mieles de la titularidad para seguir adquiriendo fondo físico y se le vio desconectado. Casi aislado. Fue el que menos pases dio el Madrid (22), el segundo menos acertado (sólo el 81,5%) y el Alavés no tuvo que hacerle ni una falta. No ganó ninguna de las dos acciones en las que encaró y tampoco se manchó las manos. No robó ningún balón, mientras que sus compañeros de tridente Vinicius y Benzema sí se fajaron: el brasileño logró cuatro recuperaciones y el francés, tres.

En un intento de reactivación de Bale, comenzó la segunda parte en la banda izquierda y Vinicius pasó a la derecha. Preguntado por Ricardo Sierra en la flash interview, el brasileño explicó que se hizo “porque Gareth juega mejor del otro lado…”. “¿Pero lo has pedido tú?”, le repreguntó el periodista, y Vini apuntó al banquillo: “Fue el míster, el míster”. El propio Solari lo confirmaría. “Intentamos cambiar y Gareth se sintió más cómodo”, explicó el argentino, que esquivó el conflicto de cambiar de banda a Vinicius cuando estaba siendo un dolor de cabeza para Abelardo. “¿Es un problema que tanto Vinicius como Bale rindan más por la izquierda?”, se le preguntó en la sala de Prensa. “Tener a Bale, a Vinicius, a Mariano, a Asensio, a Benzema… siempre es una solución”.

Pensando en el Camp Nou

No citó Solari en esa frase a Lucas Vázquez, el damnificado ayer para que Bale fuera titular. El Camp Nou espera el miércoles en la ida de las semifinales de Copa, un escenario donde el galés salió por la puerta de atrás en el 5-1 del Clásico liguero. Aquella noche fue el fin de Lopetegui. Solari, en su era, apuesta por el esfuerzo estajanovista de Lucas. Le ha puesto de titular en 17 de los 23 partidos que ha dirigido. Jerarquía o un hombre de confianza, Solari tiene que decidir./As.com

Attachment

Deja tu comentario