Barcelona fracasa en el mercado de fichajes

El Barcelona ha perdido de una tacada 58 goles y 24 asistencias respecto a la temporada pasada. Lionel Messi, autor de 38 dianas y repartidor de otras 12, fue invitado a marcharse, por sorpresa, cuando ya ensayaba su discurso como capitán; Antoine Griezmann, que marcó 20 goles y asistió en otros 12, comenzó el mercado con la mosca tras la oreja y aunque se le hizo creer su condición de intocable también fue empujado a la puerta de salida.

¿Es el Barcelona el gran perdedor en el mercado de fichajes que terminó el martes? Con una deuda que roza los 1,600 millones de dólares y unas pérdidas estimadas superiores a los 575 millones en el Camp Nou se impuso una economía de guerra en la que cuadrar números se entendió más importante, por difícil que parezca de entender, que apuntalar o reforzar la plantilla.

Por primera vez en mucho tiempo el Barça, el club, es el que ha tomado las decisiones en primera persona. Sin dejarse presionar por los futbolistas, por agentes, intermediarios u otros clubes, Joan Laporta y sus ejecutivos han sido los que han llevado los mandos en todas las operaciones. Se demostró con Messi y se ha demostrado con Griezmann el último día del mercado.

Entre Carles Aleñá, Jean-Clair Todibo, Junior Firpo, Ilaix Moriba, Akieme, Konrad de la Fuente, Trincao (cedido), Rey Manaj (cedido) y Emerson Royal se han ingresado cerca de 95 millones de dólares. A ellos hay que sumar otros 2.2 millones de lo que debe recibirse desde el Getafe por el traspaso de Marc Cucurella al Brighton y atender en un futuro a los variables que pueden ingresarse por Moriba y Todibo.

Para el Barça ha sido, sin duda, un mercado insólito y duro de aceptar. El asado con el que Laporta aseguró que bastaría para convencer a Messi de su continuidad acabó siendo un boomerang para el presidente, que en cuanto entró en el club y fue comprobando la realidad financiera del mismo se estremeció./ESPN Deportes

Attachment

Deja tu comentario