Escoltas legendarias de la NBA

La posición de escolta conlleva una alta responsabilidad en la duela del baloncesto, debido a que este jugador tiene que ser el que impulse al jugador base con anotaciones desde la media luna, zona pintada y asistencias a aleros, alas y alas pívots, o también, son excepcionales en el dribling, manejo del “esférico” y versatilidad; tal jugador, es la mancuerna ideal del jugador base.

Hay algunos jugadores que han logrado ganar campeonatos de la NBA en las series finales y algunos otros que se han quedado en la “antesala” de llegar a la gloria, sin embargo, estos son los mejores 6 jugadores que Esférico selecciona como el Top de la historia en la NBA:

Michael Jordan, Reggie Miller, Ray Allen, Kawhi Leonard, Stephen Curry y Kobie Bryant. Todos ellos, pertenecen a los libros de récords del baloncesto profesional de los Estados Unidos con hiper-actuaciones y algunos como: Jordan, Miller y Allen comparten su legado en el salón de la fama (Hall of Fame) de la NBA, mientras que Kobie Bryant llegará a estar en poco tiempo.

Michael Jordan

Fue un emblema e insignia con los Toros de Chicago a finales del Siglo XX (1984-1993) (1995-1998), donde logró conseguir 6 anillos de campeonato, récord en puntos anotados con mas de 32,000 y rebaso las 5,000 asistencias, siendo un escolta prolífico de principio a fin de su carrera.

Jordan, emuló al “mítico” jugador, Kareem Abdul que jugó para los Bucks y L.A. de los setentas y ochentas con 6 campeonatos de NBA, mientras que en el departamentos del jugador mas valioso o MVP, Jordan se quedó rezagado con 1 galardón menos que Abul en las temporadas regulares.

El liderazgo que mostraba el número 23 de los Toros de Chicago, fue de un genio que se tuvo que enfrentar a la adversidad de haber fallado varios centenares de tiros bajo presión en el inicio de su carrera y fue, a través de su autoconfianza y motivación, tanto a la tarea y al ego que pudo derrumbar esa racha negativa que lo mantuvo un tiempo sin conocer las victorias y disfrutar de los momentos mágicos del baloncesto.

Jordan, “Scottie” Pippen y Denis Rodman se encuentran inmortalizados en el salón de la fama y no hay que olvidarse de algunos compañeros de ellos que compartieron victorias: Kukoc, Kerr (entrenador de Golden State), Armstrong y Harper, rodearon a Michael Jordan para que fuera el referente o ícono de el equipo de la ciudad de los vientos, Chicago Bulls.

Jordan, un jugador magnánimo que tuvo autonomía en la mayoría de sus partidos en los momentos claves del juego, afirmó lo siguiente:

“He fallado mas de 9,000 tiros en mi carrera, he perdido casi 300 partidos, 26 veces me han confiado para hacer el tiro de la victoria y he fallado, he fallado una y otra vez en mi vida, y es por eso que tuve éxito”.

Pudieron catapultar a un jugador que se convirtió en boga para los amantes del baloncesto en la década de los noventa. El dinamismo de Jordan se produjo no solo al atacar, sino también al defender debido a su versatilidad, disciplina y trabajo en equipo.

La espectacularidad en las jugadas insólitas y su atrevimiento con el lanzamiento desde cualquier zona de la duela ante el cronómetro, contagiaban al público que lo veía y así sucedía partido tras partido, por lo que Jordan es considerado como uno de los mejores escoltas con asistencias y anotaciones en la historia de la NBA (anotó mas de 32,000 puntos y mas de 5,000 asistencias).

Pese a que sus tiros de 3 puntos no fueron su especialidad, supo anotar desde la zona pintada “por doquier”, gracias a su técnica innata que estuvo depurada desde sus inicios en el aprendizaje del baloncesto y su memoria muscular estuvo intacta desde la A a la Z; a ello, le sumamos su habilidad de salto, con suspensión en el aire que le ayudo a ganar un concurso de volcadas en la NBA con un estilo “sobrenatural” y también, tuvo la creatividad de mecanizar una jugada llamada “Hand-fake” en el aire.

Reggie Miller

Otro de los escoltas que han logrado ser un – alfa psique – en la historia de la NBA ha sido Reggie Miller, el cual, fue un jugador que tuvo en su época un perfil bajo sin involucrarse en embrollos o tener tanta publicidad como Michael Jordan; pero, su efectividad en tiros de 3 puntos fue vital en su carrera profesional, por si fuera poco llegó a la cima en la historia de su equipo, Indiana Pacers.

Transcurrieron 18 años de carrera en Indiana, como si fuese toda la vida de un adolescente en pleno desarrollo, madurez y aprendizaje, aunque a veces la vida de juega en contra. Para Reggie, su carrera fue de una trayectoria majestuosa que el mismo tiempo lo premio debido a su esfuerzo constante de ser un jugador ambicioso, atrevido y un auténtico profesional en su faceta de juego.

La similitud con Jordan fue, que ambos entraban en una burbuja de un enfoque interno reducido en la atención y concentración cuando se suscitaban momentos clave, bajo presión, sabían salir a flote y es ahí donde se forjan los mejores atletas profesionales…sin ningún temor para poder resolver partidos cerrados.

Hay una asignatura pendiente de Reggie en la década de los noventas e inicios del siglo XXI, el y su equipo no lograron conquistar el campeonato de la NBA en las series finales, aunque fue nombrado 5 veces “All-Star” y obtuvo una medalla olímpica en Atlanta 1996.

Reggie, dijo en su momento a los micrófonos la formula para ser un jugador sobrenatural:

“No tengo el talento físico de algunos jugadores que lo tienen. El trabajo duro me ha hecho ser muy bueno”.

Su envergadura física fue de un auténtico “rascacielos” aunque el decía que nunca tuvo un talento físico, pese a ello, le ayudó a tener una absoluta periferia y visión de halcón, con una efectividad alta que lo caracterizó como uno de los mejores rejoneadores, anotadores y asistentes de la historia de la NBA.

Recordemos su récord de 8 puntos anotados en 8.5 segundos en 1995 en el Madison Square Garden, Nueva York, ante una multitud que quedó maravillada. Sus números, lo erigieron a estar entre los mejores triperos de la NBA con 2,560 puntos y si no recuerdo mal, es el mejor tirador de 3 puntos en la historia de la NBA, de acuerdo a la efectividad.

Su especialidad fue el tiro de larga distancia que lo convirtió en una estrella incandescente en su repertorio de habilidades personales, siendo su fortaleza mayor. Además, su picardía fue esencial para provocar faltas que lo llevaran a lanzar en tiros libres o sumar jugadas de 4 puntos cuando recibía faltas desde fuera de la media luna de 3 puntos.

Miller, tuvo una oportunidad de oro en ganar un anillo de campeonato ante los L.A. Lakers de el Shaq O´Neal y Kobe Bryant y esa oportunidad se desvaneció al salir derrotado 4-2 en la serie final de campeonato en el 2000 y lo mas curioso fue que en ese entonces…

Miller era el mentor de Kobe Bryant al mostrarle una jugada peculiar llamada “Step-Back”.

Kobe, mas tarde, dijo en su momento: “nunca debiste haberme enseñado ese movimiento”.

Tal movimiento fue patentado por Miller en su momento, y un día en un espectáculo de un reality show, el jugador de Indiana le hizo demostraciones de tal jugada que conlleva técnica-táctica para realizarla, mientras que Kobe le enseño a driblar, por consiguiente, intercambiaron la enseñanza-aprendizaje de manera recíproca para elevar sus estilos de juego.

Ray Allen

Ex jugador de los Ciervos de Milwaukee, Supersónicos de Seattle, Boston y Miami, destacó en sus años gloriosos con los supersónicos de Seattle (2002-2007), mientras que sus campeonatos de la NBA llegaron con los Celtics de Boston (2008) y el Heat de Miami (2013).

Allen, siempre fue un jugador que evitaba ser una pieza polémica ante los medios de comunicación, ya que desde siempre su rol dentro del equipo fue secundario, al ser un escolta que cumplía solamente su función como si fuese el asistente del jugador base de su equipo.

Mientras que su objetivo fue, hablar solo en la cancha y no producir cotilleos o chismes alrededor de la órbita de su equipo.

“Cuando tu trabajas en mejorar algo no lo hagas a media velocidad”, Ray Allen

Su juego fue portentoso, al saber atacar desde la media luna, zona pintada, asistencias y saber defender con promedios arriba de 5 rebotes por partido; por si fuera poco, uno de sus especialidades fueron los tiros libres.

Además, ostenta el récord de mas triples anotados en PlayOffs de la serie final ante Lakers, con 8 triples, el 06 de Junio del 2010 y entre otros logros tiene el récord de mas triples en la historia de la NBA con 2.973, por delante de Reggie Miller, el cual tuvo 2560 triples.

En la selección de su país, U.S.A, erigió el oro olímpico en Sydney 2000. Tenacidad, disciplina y esfuerzo son valores personales de Allen que las llevo acabo en su carrera profesional, como también la ayuda de su padre que fue ex militar fue un bálsamo educacional para Ray.

En su estadía con los supersónicos de Seattle solo llegó una vez a los PlayOffs y eso fue en el 2004-2005, llegando hasta las semifinales y mientras tanto, su nivel de juego se realzaba con promedios convincentes de 26.5 puntos por partido, 4.3 rebotes y 3.9 asistencias, números extraordinarios.

Garnett y Paul Pierce, compartieron vestuario con Allen en la consecución de su primer anillo de campeonato en el 2008 con Boston y sobre todo, lo ganó en el equipo con mas títulos en la historia de la NBA.

Su actuación en aquel año fue decisiva para inclinar la balanza a favor de los Celtics, implantando récords personales. Años mas tarde, seguiría impulsando a su equipo, hasta que lo transfirieran al Heat de Miami en el 2012 y poco tiempo después, ayudo a ganar un campeonato en el equipo comandado por Lebron James y compañía.

Allen, conocido con el mote de “Sugar Ray”, fue un ídolo para propios y a extraños. Un día lo entrevistaron y esto dijo a los micrófonos:

“Pienso que si nosotros creemos, nosotros seremos un buen equipo”, Ray Allen

Kawhi Leonard

Otro de los mejores escoltas de la historia fue Leonard, es hoy en día jugador de los Clippers de los Ángeles y acapara los reflectores con sus actuaciones fuera de serie, desde su paso con los Raptors de Toronto y Spurs de San Antonio.

Ya sabe lo que es ser campeón a su corta edad, y así lo vivió en el 2014 con los Spurs; por si fuera poco, fue MVP de la serie ante el Heat de Miami.

Sus habilidades como: velocidad en espacios reducidos, agilidad, asistencias, y rebotes son su estilo de juego equilibrado, tanto a la ofensiva como a la defensiva.

Sus zambullidas “por doquier” son evidentes en cualquier arena que juega o escenario, es un jugador espectacular en sus facetas de juego, brillando en cada instante ante el cronómetro, público y rivales.

“Entreno todo el verano y a través de toda la temporada para estar preparado a desafíos que me toquen enfrentar”, Kawhi Leonard.

En el 2018-2019, catapultó a los Raptors de Toronto para conseguir el título de la División del Atlántico con un récord de 58-29 y también, fue una herramientas indispensable para conseguir otro anillo con Toronto en las series finales ante los Guerreros de Golden State de Stephen Curry.

Ese año, fue histórico para la franquicia de Toronto ya que por primera vez se logró el campeonato de la NBA en las finales del mejor de la Conferencia del Este ante el mejor de la Oeste.

Hoy en día, es figura indiscutible de los Clippers de L.A., y es el archirrival de Lebron James, jugador de los Lakers de los Ángeles.

Las maravillas sobrenaturales de Leonard seguirán floreciendo en su juego en el baloncesto profesional. Sus porcentajes están por arriba de 30 puntos anotados por partido y en su historial, una vez firmó 9 partidos en fila anotando 30 puntos o mas en la temporada regular.

Stephen Curry

Conocido como el jugador de los tobillos de cristal, debido a sus múltiples lesiones que lo marginan a veces de la duela, es uno de los mejores dribladores y anotadores de larga distancia.

El “príncipe” Curry, es un jugador que heredó el deporte ráfaga en sus venas desde que jugó su padre, Dell Curry. Su padre, un jugador que no llegó a ser una referencia como su hijo, nunca pudo disfrutar de un campeonato como Steph y el hermano menor Seth juega para los Mas de Dallas.

La competencia en seno familiar de los Curry se ha vuelto aspiracional con el paso del tiempo para lograr hazañas deportivas en una dinastía, así mismo, se le considera esencial en el desarrollo formativo de atletas para generar competencia interna.

2012 y 2014, fueron los años gloriosos para Steph Curry al conseguir un oro con U.S.A. en los Juegos Olímpicos de Turquía y España. Ya, en ese entonces su juego denotaba “excelencia” en los Guerreros de Golden State desde afuera de la media luna, su especialidad en el lanzamiento con promedios convincentes de anotaciones.

Sus mas de 10 años en Golden State, lo han convertido en una estrella incandescente a lo largo de su trayectoria en las temporadas regulares y Play-Offs, que a la postre, se han visto reflejados con 3 anillos de campeonato (2015,2017-2018).

Hoy en día, ostenta récords en la franquicia de los Guerreros en el departamento de triples y en porcentaje de tiros libres de una temporada (.934).

Su atrevimiento en el lanzamiento de larga distancia es para el como si lanzase desde el patio de su casa sin ninguna presión y confiando plenamente en el, un jugador fuera de serie con mas virtudes que falencias. Como también, realiza anotaciones desde la media cancha con el reloj en ceros, lo cual resulta cumplir una tarea compleja por el grado de dificultad.

Sus imposibles se han convertido en posible cuando el lo desea, anhela, quiere o intenta hacerlo.

“El éxito no es un accidente, el éxito es actualmente una elección”, Stephen Curry.

El éxito de los Guerreros de Golden State reside en las habilidades exquisitas de Curry...en el momento en el que él esta encendido no hay nadie quien lo frene, aunque en este 2020 tras el infortunio de una lesión que padeció en la mano izquierda, su equipo ha sufrido innumerables tropiezos en su ausencia, hasta situarse en el sótano de la conferencia del Oeste en al NBA con un balance de 15-50.

Los Guerreros que en este momento están diezmados, tendrán que remar contra la corriente si aún quieren clasificar a la postemporada, una vez que se reanude la Liga, la cual quedó suspendida de manera temporal por la pandemia del COVID-19.

Cabe resaltar, que en la temporada 2015-2016 implantaron una nueva marca de ganados y perdidos con 73-9; superaron a los Toros de Chicago de Jordan y Pippen de los noventas en los libros de historia de la NBA, al finalizar con un récord de 72-10 en tal campaña.

Además, Steph le ha ganado la partida a Lebron James en 3 de las 4 finales de campeonato, dejando en claro quien es el que reina, el “príncipe” Curry sobre el “rey” Lebron.

Se preguntarán porqué Lebron James no aparece en este reportaje y la respuesta es porque su posición no es la de un escolta, sino la de un alero.

Por encima de todo, Steph Curry, crea confusión en las defensas cuando se enfrenta a ellas, debido a su habilidad en el desplazamiento sin balón y, cuando tiene el balón lanza desde cualquier punto de la zona de juego.

Otra de las razones por la que los Guerreros han perdido protagonismo en la duela, ha sido por las ausencias de su cuadro titular: Draymon Green, Klay Thompson, y sobretodo, la baja considerable de Kevin Durant, que ahora pertenece a la quinteta de los Nets de Brooklyn.

Empero, si los Guerreros terminan la temporada hoy mismo, serían el peor equipo de la NBA, aunque el premio sería recibir el pick no. 1 de la NCAA en el draft de transferencias colegiales con James Wiseman (Memphis) a la cabeza, un jugador pívot de 19 años que sería un refuerzo elite y recambio ideal para Green.

Kobe Bryant

¡Que descanse en paz!, conocido como la “Bamba Negra”, dejó un legado en la NBA con los Lakers de los Ángeles, equipo que ahora tiene en sus filas a Lebron James.

Kobe, fue un escolta vertiginoso en su carrera en el baloncesto profesional y logró consagrarse campeón en la serie final en 5 ocaciones: 2000-2002 y 2009-2010.

Por si fuera poco, es el líder anotador de todos los tiempos de el equipo de los Lakers con 33,643 puntos anotados y el cuarto mejor en la historia de la NBA, detrás de Lebron James, Karl Malone y Kareem Abdul-Jabbar.

20 años de carrera en L.A. bastaron para ganarse el fervor del público, fanáticos y amantes del baloncesto, no solo de los Ángeles sino de todo el mundo.

El esférico giró siempre a su alrededor, en su momento fue ídolo, modelo a seguir, anotador de 3 puntos, reboteador y asistente.

“Lo mas importante es intentar e inspirar a la gente, entonces ellos pueden ser buenos en cualquier cosa”, Kobe Bryant.

Sus virtudes fueron estratosféricas, como también su estilo de juego, una filosofía de juego que llevaba una metamorfosis en el panorama de convertirse de ser humano en animal viviente como una serpiente para quitarse a rivales de encima “por doquier” y como premio final, atacaba al aro introduciendo su veneno en el balón desde distintas partes de la duela en partidos de NBA.

Siempre, fue una especia en peligro de extinción que amenazaba a cualquier defensor que se pusiera enfrente, ya sea pivote, ala pívot, escolta, base o alero con simplemente su presencia, ya que causaba temor.

Su velocidad en la zona pintada, fue indescifrable para jugadores de la talla de Tim Duncan (Pívot, ala-pívot), ex leyenda de los Spurs de San Antonio que ganó 5 anillos de campeonato, múltiple ganador con tal equipo; empero, ambos jugadores se enfrentaron en infinidad de veces.

El mentor de Kobe, fue Hakeem Olajuwon, ex jugador de los Rockets de Houston que a su vez, le demostró y enseñó una jugadas espectaculares para mejorar la movilidad de pies de su tren inferior.

A todo ello, ¿Cuál es para ti el mejor escolta en la historia de la NBA?. Esférico.Por: Aarón Aillaud.

Attachment

Deja tu comentario