Héctor Velázquez, el serpentinero mexicano que reina con Boston

Peloteros mexicanos, siendo abridores o relevistas han dado la campanada al colocar el banderín de México en lo más alto en los libros de historia dentro de las Grandes Ligas para ser jugadores que han dejado huella en el béisbol profesional del más alto nivel. 

Tal fue el caso, de: Fernando Valenzuela, con el mote del “Toro”, aquél año de 1981 cuando ganó la serie mundial con los Dodgers (1980-1990), además de que fue nombrado novato del año en el mismo año que alcanzó la gloria con la novena de los Ángeles.

En ese entonces, el lanzador derecho sonorense tuvo un récord de 13 ganados y 7 perdidos con un ERA de 2.48, números que a la postre despegarían dudas ante los medios de comunicación apegados al deporte, ya que se hablaba de la – Fernandomanía – durante ese año, esa palabra se refería a la magnitud que produjo Fernando Valenzuela, alrededor de la fanaticada que sigue al béisbol y de las Grandes Ligas, seguidores que esperaban con ansias el fin de semana para ver jugador al equipo de los Ángeles, y sobre todo por ver jugar a su ídolo mexicano, un jugador con carácter, estilo y pasión propia.

Para muchos, es catalogado como el mejor pelotero mexicano en la historia de la MLB; sin embargo, Héctor Velázquez, el jugador del que se hablará en este reportaje, va en búsqueda de ser un referente en las Grandes Ligas con los Medias Rojas de Boston.

Mientras, que aún no se debe comparar con el mítico Valenzuela, ya que apenas lleva dos temporadas con Boston, tiene unas cualidades innatas en sus lanzamientos desde el montículo con diferentes tipos de lanzamiento, entre ellos están: sinker, cambios, 4 costuras, sliders, curvas y rectas.

Todo el repertorio con el que cuenta, es un abanico de fortalezas para desafiar a bateadores de poder de cualquier talla, lo cuál le sucedió a lo largo de su segunda temporada en este 2018; su récord de 7-2 en ganados y perdidos fue producto de sus apoteósicas salidas,  por lo que lo llevo a ser el mejor pitcher mexicano en la actualidad con un rendimiento prolífico en sus envíos al plato.

Su función en el montículo pareciera que paso desapercibida, por no haber sido tomado en cuenta para el Roster en cada serie jugada durante los Play-Offs del 2018; con dimes y diretes, entre el manager y asistentes de Boston, Héctor, no tuvo la oportunidad para seguir luciendo su variedad de lanzamientos.

En este sentido, lo único rescatable fue que le otorgaron el anillo de campeón de la serie final, por ser parte del equipo ganador de la serie mundial que dejó en el camino a los Dodgers de los Ángeles, el equipo donde juega otro pelotero mexicano, Julio Urías.

La victoria fue para Boston (9 series mundiales ganadas) por marcador final de 4-1, con actuaciones soberbias de su cuerpo de relevistas y bateadores que marginaron a los Dodgers de su séptima serie mundial.

Sin embargo, Alex Cora, actual manager de los patirrojos de origen puertorriqueño, tiene la última palabra y tendrá sus razones por haber enviado a Héctor al “Dugout”; entre ellas, se dice que prefirió darle entrada a Heath Hembree (4-1, 4.2 ERA) tras la lesión del relevista Steven Wright; Hembree, un lanzador derecho con la misma posición que el sonorense entró al quite y la gran diferencia con el mexicano, es que lleva 5 años en la organización de Boston y Cora, escogió a un lanzador de mayor experiencia que a un inexperto.

“El equipo decidió irse con 11 lanzadores, Eduardo Rodríguez fue al bullpen y posiblemente Nathan Eovaldi también, fue por eso que a Bryan Johnson y a mí, nos dejaron fuera del roster”, afirmó Velázquez, cuando le informaron que no estaría en la novena titular de los Play-Offs.

Aún así, fue determinante al decir lo siguiente:

“Seguiremos aquí con el equipo, preparándonos por si se abre una oportunidad si avanzamos a la siguiente ronda, estoy tranquilo, contento de todo, por las oportunidades que me dieron este año, ya esas decisiones no están en mis manos”, finalizó el pelotero mexicano al ser cuestionado de su baja de la lista para encarar los partidos de Play-Offs.

El oriundo de Sonora, ya emuló a diferentes abridores o relevistas de México que cuentan con un anillo de serie mundial, como lo fue en su época a: Horacio Piña (Oakland, 1973); Enrique Romo (Pittsburgh, 1979); Valenzuela (Dodgers, 1981); Aurelio López (Detroit, 1984); Jaime García (St. Louis, 2001).

Héctor, dejó las siguientes estadísticas en el 2018: lanzó para 47 partidos en la temporada regular, 8 como abridor y los demás como relevista con un porcentaje de carreras limpias de 3.18 de ERA.

El serpentinero mexicano, con un sinfín de variantes de su brazo derecho, nació el 26 de Noviembre de 1988 en Sonora, México y jugó para los Mayos de Navojoa, Piratas de Campeche y Águilas de Mexicali antes de emigrar a la MLB en el 2017.

Su comparación del primer al segundo año, fue favorable, teniendo mayor actividad, ya que en su primer año su récord se quedó en 3 ganados y 1 perdido, mientras que en su segunda campaña llegó a 7 ganados y 2 perdidos. 

En el departamento de ponches al finalizar su primer año, recetó 19 ante los 53 de su segundo año, por tanto, su zona predilecta para lanzar es la zona baja del bateador con envíos por debajo de la cintura, por lo que sus lanzamientos más peligrosos han sido rectas rompientes que caen al final del trayecto.

Su agradecimiento a la dinastía de los Medias Rojas es infinita, por valorar el esfuerzo que hicieron para adquirir sus servicios, por lo que comentó lo siguiente cuando fue contratado en Mayo del 2017: 

“Sé de la responsabilidad que conlleva jugar en un equipo de las Mayores y más en uno histórico como los Red Sox”, sintetizó Velázquez al llegar a Boston.

Los Piratas de Campeche, vendieron los servicios del pelotero mexicano a cambio de 30 mil dólares; durante el 2016 fue el mejor serpentinero tricolor con mayores resultados positivos.

“Siempre tuve las ganas y deseos de jugar en Grandes Ligas, es mi sueño desde niño y todo el tiempo en México trabaje lo mejor posible, espero disfrutar el momento cuando debute”, fueron las palabras que dije Héctor antes de debutar con los Medias Rojas.

Unos días más adelante, perdería en su primer partido con Boston ante los Atléticos de Oakland tras lanzar 5 entradas y permitir 6 carreras, 9 Hits, 2 base por bolas y ponchando a 4 bateadores.

Por encima de todo, Héctor tiene una asignatura pendiente que cumplir, poder jugar un partido de postemporada en la temporada 2019 para demostrar de lo que es capaz de realizar sobre el montículo cuando así se requiera, como abridor o como relevista./Esférico. Por: Aarón Aillaud Olavarrieta

Attachment

Deja tu comentario