Manu Ginóbili, una leyenda argentina de la NBA

A un par de meses del anuncio oficial de su retiro, pero en el entorno de la NBA y mas que nada en ‘San Antonio Spurs’ el adiós de las canchas de Manu Ginóbili ha dejado un vacío permanente. Un deportista que dejó huella en sus 23 años de carrera y 16 con los Spurs de la liga norteamericana; un basquetbolista argentino que rompió la barrera de lo imposible, un campeón con talento nato. 

UN FUTURO PROMETEDOR 

Emanuel David Ginóbili, mejor conocido como ‘Manu Ginóbili’ nació en Bahía Blanca, Argentina un 28 de julio de 1977, lugar donde dio sus primeros pasos en el deporte de canasta. Estando en argentina, las cualidades que ‘Manudona’ tenía para el Basket eran sobresalientes, dejando a jugadores de su edad en un peldaño inferior. 

Inició su carrera como profesional en el Club Andino de la Rioja un 29 de septiembre de 1995, siendo nombrado el mejor debutante de la Liga Nacional de Baloncesto, pero su camino con el “torito” duraría solamente una temporada para después enrolarse en la camiseta de Club Estudiantes de su ciudad natal, equipo donde solo jugaría 2 temporadas pues su sobresaliente nivel con la pelota naranja lo mandaría a tomar un rumbo diferente a temprana edad, sin antes haber sido seleccionado como el MVP del juego de las promesas y recibir el premio al mayor progreso de la LNB. 

Europa sería el destino del famoso “Obi Wan Ginóbili”, e Italia, el país que lo catapultaría a la mejor liga de básquet de todo el mundo, la NBA. 

En 1997, Ginóbili firmaría contrato con el Basket Viola Reggio Calabria, equipo que ayudaría a ascender a la primera división italiana, y donde anotó 29 puntos ante Fila Biella, mostrando un desahogo para el, después del encuentro. 

“Por más que hubiera tenido el mejor rendimiento de mi vida, si no ascendía hubiera sido un fracaso individual y colectivo. La apuesta que hice al ir a la A-2 dependía de este resultado. Si lo lograba se justificaba y sino, hubiera sido un error”, explicaba el respingado Ginóbili.

 Semanas más tarde, los Spurs elegirían en el Draft (posición 57) en el 2002 a aquél delgado escolta argentino que brilló en la segunda italiana.

Sin embargo, Ginóbili, aun tenía que seguir triunfando en el viejo continente y dejar huella, tomando la decisión de firmar por el Kinder Bolonia, para jugar dos temporadas donde logro ser uno de los mejores jugadores. 

En Italia, logro obtener una marca indeleble con: una Liga (además de MVP), dos Copas de Italia (siendo MVP de la segunda) y una Euroliga, que es la máxima competición de clubes de baloncesto en Europa, donde también logro ser MVP de las finales y por si fuera poco fue seleccionado para jugar el All- Star en dos ocasiones; en ese momento, ‘Manu’, era el mejor basquetbolista del mundo que no jugaba en la NBA.

LA TRAYECTORIA ESCRITA CON LETRAS DE ORO EN LA NBA

El año 2002, marcaría un rumbo en la trayectoria de Ginóbili, pues el tan ansiado pase a San Antonio se había concretado y en la entidad texana lo veían con muy buenos ojos. 

“Había pasado de ser un jugador desconocido a quizás el mejor jugador fuera de la NBA”, “Ahora estamos muertos de emoción de que venga a San Antonio”, aseguró el Gerente General de los Spurs, R.C. Buford, quien firmó a Ginobili por dos años y un poco más de 3 millones de dólares.

Cuando los Spurs ganaron el campeonato de la NBA al año siguiente, Ginobili fue un generador clave desde la banca.

‘Manu’ debutó un 29 de octubre ante los Ángeles Lakers, en un partido donde dejo los siguientes números: 7 puntos (3 de 9 tiros de campo, incluido un triple de cuatro intentos.) dos rebotes capturados, tres asistencias, cuatro balones robados, un tapón, una perdida de balón y 3 faltas personales. El argentino de 25 años de edad, estaba rompiendo barreras en el baloncesto norteamericano.

Ginóbili era muy distinto a cualquier otro jugador de la NBA cuando llegó a la liga; quizás no era más fluido, o más creativo o más intuitivo, pero sí era diferente, con un sello propio, un sello de un “maldito ganador”, como lo tenia catalogado Kevin Durant. 

“Cuando ves a Manu Ginóbili no ves a un sexto hombre. Lo ves como un sexto jugador titular. Mucha gente amaría ser Manu Ginóbili, y la razón por la que yo amo a Manu es por una jugada que me marcó”, Comentó el actual jugador de los Golden State Warriors.

Jugamos contra ellos en 2010 y no podíamos ganarles, no teníamos tanta disciplina como ellos, ellos tenían más experiencia y no podíamos ganarles, en un partido él estaba mal, tenía como 0 de 7, es por eso que en una jugada se tiró afuera, completamente afuera de la cancha, pies y mano en el aire, tiró la pelota adentro y metieron un doble.

Hablar a detalle de la carrera del argentino ‘Manu’ Ginobili en la NBA es sentarse, escuchar y admirar lo que logro en sus 16 años con los ‘Spurs’. A pesar de que la mayoria del tiempo sus intervenciones en el campo provenian desde la banca, Manudona era constante en sus actuaciones, ganandose el cariño de la afición texana así como la constante admiración de basquetbolistas de la liga norteamericana, quienes algunos lo tenian catalogado como el mejor extranjero que llego a la NBA. 

“Si pudiera, ficharía a Manu Ginóbili. Es el mejor extranjero de la historia de la NBA”, aseveró Paul Pierce, ex jugador de baloncesto y figura de los Celtics.

Con la partida de Ginóbili, se van cuatro anillos de campeón (2003, 05, 07, 14) de los cinco que suman los Spurs en toda su historia, 2 all Star (2005 y 2011), un premio de mejor Sexto Hombre (2008) y la era del histórico equipo “big three”.

En sus 16 temporadas NBA ha promediado 13,3 puntos, 3,5 rebotes y 3,8 asistencias en 25,4 minutos.

‘Manu Ginóbilli’, fue un basquetbolista con una definición certera en la canasta, un manejo del balón impecable, capacidad atlética poco vista y una zurda que invidiaba cualquiera pero tenía un movimiento que aunque no fue creado por él, a la hora de llevarlo a la NBA fue su arma principal para dejar parados a sus adversarios, ese movimiento lo llamó “Euro Step”.

“El baloncesto debe agradecerte por el movimiento más usado ahora que es el ‘Euro step”, fue la frase que utilizó LeBron James –considerado por los especialistas como uno de los mejores de la historia– para despedirse del 20 de los Spurs.

“Lo hago desde que me recuerdo jugando al básquetbol. Lo hice durante mis cuatro años en Italia y nadie mencionó lo raro o único de mi Euro Step, entonces cuando llegué acá y todos comenzaron a hablar de ello, de la forma en la que hacía mi Euro Step, me pregunté qué tiene de diferente, qué está de mal con mis pasos, qué pasa, ni me había dado cuenta de que lo hacía diferente, y luego le puse un nombre y todos empezaron a hacerlo y entendí que había algo diferente, pero nunca trabajé en eso, salió naturalmente”, llegó a declarar ‘Manu’ hace tiempo sobre su mítica jugada.

Se va un jugador de época, que no solo gano premios con los clubes donde jugó, sino tambien ayudo a su selección a consagrarse en lo más alto, llegandole a quitar una medalla de oro a los Estados Unidos, selección que dominaba este deporte hasta aquel atenas 2004.

La historia de Emanuel Ginóbili en el baloncesto profesional esta escrita con letras de oro, y muy posiblemente sea vista en un salón de la fama, donde en un futuro no muy lejano se pueda apreciar una estatua del famoso “Manudona”, un profesional en todos los sentidos./ Esférico. Por: Ángel Antonio Porras.

Attachment

Deja tu comentario