No solo en México, España la sufre con los estadios

Sábado 4 de Febrero. Un fuerte temporal de lluvia y viento azotaba la zona de Galicia, en España, situación que traía severas consecuencias para el estadio de la ciudad de Vigo, levantando 40 metros de la cubierta de una de las gradas en donde se tenía previsto el encuentro entre el Celta de Vigo y el Real Madrid al día siguiente.

El mal tiempo impedía que se hicieran labores de mantenimiento, por lo que Alberto Caballero, alcalde de la ciudad de Vigo, dueña del estadio, lanzó un comunicado en el que informó que no se podría jugar el partido en el estadio.

Esto suena a una situación comprensible, bajo la premisa de cuidar de la seguridad del personal de mantenimiento y de los aficionados, sin embargo, las consecuencias que trajo esto fueron mucho mayor a la presente situación.

Pongamos en contexto. Cuartos de final de la Copa del Rey. El Celta de Vigo elimina al Real Madrid de la competición tras el resultado favorable de 1 – 2 en el Bernabéu, y un empate a 2 en el partido de vuelta.

Esto traía al final, un tinte de revancha muy deseada por parte del equipo merengue. En los días previos al fin de semana del encuentro, el técnico del Celta de Vigo declaró que darían mucha importancia al partido que jugarían entre semana, en contra del Deportivo Alavés, jugándose el pase a la final de la Copa del Rey, por lo que su partido en contra del Real Madrid lo jugarían con suplentes.

Llegado el día sábado, se presenta esta situación de mal tiempo y de desperfectos en el estadio, y muchos aficionados de Madrid alegaban que era posible jugar el encuentro si se cerraba esa sección de las gradas, pero ni el Celta ni la Federación de Futbol accedieron a estas peticiones.

Después de todo, quien había prohibido que el partido se llevase a cabo era el Alcalde de Vigo, acusado de negligencia, pues desde el 2013 existía un reporte de que la cubierta de esa sección estaba en muy malas condiciones. ¿Había pues, una complicidad entre el Alcalde y el equipo? Eso queda al criterio del lector.

Lo que no se puede negar, es que no se buscó un estadio alterno en el cual se efectuara el partido como se tenía previsto, y este no se llevó a cabo. Ahora, el Madrid tiene 2 partidos pendientes, el anterior aplazado por su participación en el Mundial de Clubes, y con su apretada agenda de encuentros, el partido contra el Celta puede llegar a jugar hasta el mes de Mayo, cuando la Liga Española haya llegado al final.

El revuelo por esta situación dejó muy avergonzados a los españoles para con su Liga, al no poder dar cuenta de que sucedan este tipo de cosas en una liga tan importante como la suya.

La existencia del karma puede encontrar una prueba en el Celta. El Alcalde de Vigo realizó diversas declaraciones en las cuales se jactó de que el equipo de su ciudad haya eliminado al Madrid de la Copa del Rey. A media semana el Celta caía eliminado por el Alavés, quien llegaría a la final.

Ahora, el tema de los estadios tomaba otra vertiente. En la otra llave, el Atlético de Madrid se enfrentaba al Barcelona por el pase a la final de la Copa del Rey. El equipo del Cholo Simeone cayó en la eliminatoria y los de Luis Enrique se enfrentaran, a finales de la temporada, al Deportivo Alavés, por el título de la Copa del Rey.

Pues bien, esta final tiene en un lio a la federación española. Cabe mencionar que, a diferencia de otras competiciones en donde desde el inicio se conoce cuál será la sede que alberga la final de la misma, en la Copa del Rey la sede se conoce hasta que los equipos se clasifican a la final. Para esto, los clubes interesados en albergar la final, candidatean a su estadio y un comité decide cual estadio será elegido.

En las ediciones 2014 – 2015 y 2015 – 2016, el Barcelona ha llegado a la final de la Copa y los medios de comunicación locales y los aficionados han pedido que el estadio que albergue la final sea el Bernabéu. ¡Menudo cachondeo! Pues bien, por tercer año consecutivo, el Barcelona llega a la final y el tema se aviva: quieren el Bernabéu.

Y como en años anteriores, Florentino Pérez, presidente del Real Madrid ha declarado en torno a este tema: No. No se puede, justo en esas fechas el estadio sufrirá unas remodelaciones. Reparación de baños, concierto organizados de improvisto, remodelaciones; lo que sea para que el Barcelona no ocupe la plaza sagrada del Madrid. ¡Les recomiendo ampliamente los memes!

Además, el ámbito deportivo se combina fuertemente con el político. En años anteriores, la afición de Barcelona pita severamente el himno de España y al Rey de la misma en una clara muestra de su posición independentista de la nación Catalana.

Entonces, ¿en qué estadio se jugara la final? El campo ideal es el Calderón, pues es la última campaña que el Atlético jugara ahí, y una Copa del Rey es un escenario perfecto para despedirse, sin embargo, los ambientes están cabreados con la eliminación del Atlético a manos de Barcelona en un partido que, como ya es costumbre, el arbitraje fue un desastre para ambos equipos, por lo que la afición del Atleti no ha hecho esperar su reacción a la directiva, tachándolos por esta decisión.

Con todo esto, los españoles se encuentran apenados de la imagen mundial que su futbol está dejando. Aquí en México, estamos mal acostumbrados a situaciones bochornosas similares o peores, ¿será parte de la herencia cultural?

Sígueme a través de Twitter en @Divag_mic

Deja tu comentario