PATRIOTAS, EL EQUIPO DE LA DÉCADA

¿Quién se iba a imaginar?, una dinastía que ha marcado época en la NFL, los Patriotas de Nueva Inglaterra, que desde 1971 empezaron a jugar en Foxborough, Massachusetts con más dudas que aciertos y el tiempo dictó un porvenir lleno de éxitos.

11 finales de Super Bowl y 6 victorias, colocan a esta institución deportiva como la que más veces a llegado a un super tazón y acaban de emular a los Acereros de Pittsburgh con 6 anillos.

16 títulos en la AFC Este en 18 temporadas es un hito hecho realidad y aún mas, por el estilo ganador del tándem “Brady-Belichik”. Rozar las mieles de la victoria, es una premisa nada fácil de conseguir, ya que los Patriotas tuvieron que superar una serie de obstáculos: el primero, en 1986 tras ser doblegados por los Osos de Chicago en el SB XX y más tarde, en 1997 en el SB XXXI por los Empacadores de Green Bay.

Tuvieron que transcurrir 16 años para que ésta dinastía logrará su cometido tras una calamidad, el primer SB llegó en el 2002 cuando levantaron su primer trofeo “Vince Lombardi” ante los Carneros de St. Louis y en éste último SB LIII lo harían ante el mismo equipo, pero ahora situado en los Ángeles.

Durante ese primer SB XXXVI en el 2002 el equipo de las escopetas le ganó por la mínima a los Carneros, 20-17 en un partido cerrado. 

Por si fuera poco, el equipo de Nueva Inglaterra padeció una crisis financiera y deportiva de 1986-1992, sufriendo un desenlace negativo que produjo un efecto domino con un pésimo funcionamiento en el emparrillado de jugadores, entrenadores y sobretodo, de la familia Sullivan, la cuál no supo como administrar tal institución.

La administración  de los Pats tuvo que cambiar de directivos por la crisis en la que estaban ensimismados y por lo tanto, serían vendidos a magnates, hasta que encontraron al mejor postor, Roberto Kraft, el actual presidente del equipo de Massachusetts.

Belichick, tuvo que esperar a que Bill Parcels y Pete Carroll (entrenador de Seahawks) ocuparan el banquillo como entrenadores en jefe en la década de los 90´s; mientras que no supieron como establecer una racha ganadora y es por eso, que tuvo que llegar Belichick.

Remontándonos al año 2000, el inicio de la era Belichick-Brady comenzaba, siendo una oportunidad de oro para Tom, tras ser ingresado al emparrillado por un lesionado Bledsoe, terminando así la temporada con un récord de 11-5 en el 2001.

Fue un partido atípico, de múltiples errores de los Carneros que aprovecharon los Pats, permitiendo entregas de balón; Brady, lanzó para 16/27 intentos, 145 Yardas, 1 TD; sin intercepciones y fue nombrado MVP del partido.

“Yo pienso que este equipo compitió y se demostró a todos que hicimos durante el año en la temporada regular”, sintetizó Tom Brady al finalizar el encuentro.

El pateador, Adam Vinatieri, finiquitó el partido en los últimos segundos con un gol de campo que marcó la diferencia a favor de los Pats.

Ya en el 2003, la convicción y autoconfianza eran vitales para ser una aplanadora en la temporada regular al conseguir catorce victorias la hilo y así, finalizar la temporada con un récord de 14-2, superando a sus rivales en los Playoffs hasta llegar al SBXXXVIII ante las Panteras de Carolina.

32-29, fue el marcador final a favor del equipo de la última década con un “deja-vú” de por medio, al repetir otro gol de campo de Vinatieri – in extremis – al puro estilo de una película de suspenso de Hollywood.

Otro MVP para Tom y los Pats se enaltecían con su segundo trofeo Vince Lombardi. 

“Miren chicos, esto es por lo que estamos jugando, pongamos esta semana en perspectiva, no es para las fiestas, es el trofeo, sólo 37 equipos pueden decir que ya tienen el trofeo, ustedes pueden ser el trigésimo octavo equipo en levantarlo”, irónico Bill Belichick antes de iniciar la final ante el equipo de Carolina.

Durante el 2004, los Pats se encomendaron con una motivación a la tarea, igualando registros contra ellos mismos, no permitiendo una parsimonia al haber logrado 2 SB.

El hambre por alzar más trofeos persistía en el seno del vestuario de los Pats, en cada boca y extremidad de los jugadores y cuerpo técnico, así pues, se encaminaron a labrar su propio camino lleno de logros ante dimes y diretes, 18 victorias consecutivas tras una temporada que culminó con un récord de 14-2, al igual que Brady implantó un récord de 61,582 yardas de los Pats.

En ese entonces, llegaron al SB XXXIX en el 2004 ante las Águilas de Filadelfia y con un símil, victoria por una diferencia de 3 puntos, pero en esa ocasión sin el aporte de Vinatieri en los últimos segundos; el marcador culminaría con un 24-21.

Con un anillo más en sus vitrinas, se empezaba a desintegrar el cuerpo técnico de la ofensiva y defensiva, como también, diversos jugadores clave: Bruschi, Harrison, Light, Mangini, Givens, entre otros.

Cabe mencionar, que aún y con la partida de jugadores que ganaron anillos, ésta dinastía supo preparar a jugadores jóvenes o a través del fútbol colegial para dotarlos de herramientas y catapultarlos a ser jugadores profesionales.

2007, fue la mejor temporada del mariscal de campo Brady, con 4,806 yardas, 68% de efectividad en pases completos, 50 TD, 117.2 rating, mientras que se quedaron expensas del título ante los Gigantes de Nueva York.

Por si fuera poco, Randy Moss, el receptor abierto estelar alcanzó la cifra de 23 TD en una sola temporada dejando atrás a los 23 TD del mítico ex jugador Jerry Rice (49er´s).

Lo que está claro, es que los Gigantes han sido el único equipo que ha podido frenar a los Pats en 2 SB: primero, en el 2007 y después en el 2011, de la mano del QB Eli Manning, el hermano menor de Payton.

12-4 fue el récord al finalizar la temporada regular del 2014, y tuvieron que pasar 10 años para estar de nuevo en otro SB; la pizarra final en ese SB fue de 28-24 de unos Pats afortunados, ya que los Seahawks no supieron concluir el partido en la últimas jugadas del 4to. cuarto.

Butler, fue el artífice de tal triunfo tras un error garrafal del lanzamiento que realizó el QB Wilson de los Halcones Marinos y así se produjo la intercepción milagrosa.

“Necesitábamos a Edelman, Vereen y Amendola, porque sin ellos no ganábamos”, puntualizó Brady tras conquistar su cuarto anillo.

El legendario Tom Brady, también agregó lo siguiente: 

“Pero, necesitábamos una jugada magnifica al final y la tuvimos con Butler”.

En los años posteriores a la cuarta conquista del máximo galardón de la NFL, el trofeo Vince Lombardi, se mantuvo el mismo método en canje de jugadores y llegaron otros para una reestructuración, que siempre ha dependido de la majestuosidad de Brady con camadas de jugadores en distintos años y además, Belichick ha sabido llevarlos por el camino del aprendizaje continuo; éxito, tenacidad, terquedad y ética profesional, son algunos de sus valores.

Una vez más, en el 2016 terminarían con un récord de 14-2 en la temporada regular de cábalas, debido a que han repetido en innumerables ocaciones las 14 victorias en diferentes temporadas; Brady sería sancionado con no jugar los primeros 4 partidos por las sospechas de “Deflategate”, termino que se le apropió a los Pats en sospechas por desinflar ovoides.

Ya, enrachados hacia los Playoffs, vencieron a los Texanos y Acereros, para enfrentar a los Halcones de Atlanta con una remontada épica al estar detrás del marcador durante todo el partido; la victoria estaba a millas distancia con una desventaja de 28-3.

Tras el desenlace del partido, los Pats igualarían a 28 puntos para el alargue en tiempo extra y más adelante, cortaron las alas a los Halcones de Atlanta con un marcador final de 34-28.

James White, corredor de poder, que desarrolló su papel como jugador secundario al realizar 14 recepciones, 110 Yardas, 1 TD, 2 puntos de conversión ante Atlanta.

“White, es como mi hermano mayor, el solo hace todo muy bien, tu no te puedes enojar con el”, dejó entrever Brady al terminar el SB con el mayor déficit para los Pats.

Antes de escribir estas últimas líneas de otro título más, de una dinastía que no tiene fin como la de los Pats, es importante señalar que el tándem: “Belichik-Brady” es una de las mas largas y dominantes en la historia del deporte.

Por tanto, ya son el mejor equipo en cuanto a títulos con 6, junto con los Acereros de Pittsburgh en la NFL; ostentan, un promedio de victorias de .784.

Belichick, conserva el récord de mas apariciones en un SB y victorias como entrenador en jefe, empatando con Halas y Lambeau en 6 SB.

Brady, mantiene el récord en más apariciones en SB, victorias y premios como MVP que cualquier otro jugador en toda la NFL. Ambas figuras, han creado el “Patriot Way”, un método para tener un ato desarrollo en la consistencia en el equipo y tener el foco de la atención en el éxito.

La interrelación de BB es la más brillante de cualquier generación de la NFL y sus bases están fraguadas, por: brillantez en sus capacidades, confianza, respeto mutuo y alineamiento.

Brady, también ha sido catapultado por su entrenador personal “Alex Guerrero”, el cuál le ha indicado que alimentos ingerir (barras energéticas), supervisar entrenamientos para mantener una óptimo rendimiento físico; Guerrero, es nutriólogo, consejero, guía espiritual y masajista.

Alex, aplica métodos no convencionales, siendo una leyenda en la preparación física; así mismo, impulsó el rendimiento físico de Wes Welker, Tomlinson y Edelman, tanto que se ha ganado a pulso a leyendas del deporte y lo nombran como el sensei – Mr. Miyagi -.

Desde el 2008, Brady ha trabajado con él, posterior a su lesión de ligamentos que tuvo en una de sus piernas, por lo que acude de manera constante a la clínica de rehabilitación (TB12) y poder recibir una preparación física óptima para poder seguir jugando a un nivel superlativo.

A todo ello, el primer filtro se inició con una entrevista oral para conocer sus hábitos alimenticios, descanso, meditación para hacer un diagnóstico y elaborar un plan de entrenamiento.

Guerrero, identificó la necesidad de que Brady tenía que aumentar su ingesta de agua, uso de materiales biocerámicos con ropas para usarse mientras duerme y así acelerar su recuperación muscular, alta dosis de calcio y vitamina D e ingerir de vez en cuando media cerveza.

3 días a la semana, Brady acudió al TB12 en sesiones de 2 horas para pre-hab, rehabilitación y nutrición.

Por otra parte, llegamos a la última instancia, el 04 de Febrero del 2019, Brady obtiene su sexto anillo de SB ante los Carneros de Los Angeles por marcador final de 13-3 en Atlanta, en un duelo inesperado con pocos puntos.

Las defensivas se lucieron y fueron las que más tuvieron que frenar los avances de errores ofensivos y así se implantó una nueva marca, el SB con menores puntos en la historia de la NFL, Edelman como MVP del partido.

“Yo solo sentí que nosotros necesitábamos pulverizar todo y hacerlo bien”, Tom Brady concluyó al finalizar el partido ante los Carneros./Esférico.Por: Aarón Aillaud Olavarrieta

Attachment

Deja tu comentario