Remontadas épicas del deporte

Existen momentos que pasan de manera fugaz si el atleta o equipo no terminar de colocar – la cereza del pastel – en un duelo que afronta la última etapa de la prueba, es por eso, que el rival inicia una motivación orientada al ego para salir a flote de la adversidad en la que se encuentra, a tal punto que está a instantes de ser derrotado.

Un boxeador que está contra las cuerdas en el cuadrilátero, un tenista que no encuentra soluciones para hacer menos errores no forzados y contener los winners de su rival, el equipo de fútbol que no encuentra la respuesta al mal momento en el que atraviesa, el serpentinero, bateador o cuerpo de relevistas que no encuentran la fórmula del regreso en un partido casi perdido, la dinastía que no entiende el vaivén de cierta calamidad en el desarrollo.

A todo ello, sólo hay una respuesta inmediata, dejar a un lado los pensamientos negativos que bloquean el potencial de los jugadores y cambiarlos por pensamientos positivos para revertir el resultado en el momento y no esperar a cambiar en el mañana.

Pocos, se atreven a realizar el cambio de mentalidad y así poder dar la campanada con una remontada “épica”, hazaña o hito, que cambie el rumbo del partido, ya que se encuentran sumergidos en las sensaciones incómodas que apartan al jugador del éxito. Se necesitan diferentes valores intrapersonales o interpersonales para lograr el resultado soñado que a todos nos gusta disfrutar, la victoria.

Iniciemos con una cronología de las remontadas o acontecimientos más inoportunos y espectaculares que sucedieron en la historia del deporte como las más épicas que sorprendió a propios y a extraños, además en esos momentos se palpita esperanza cuando el jugador o equipo están por debajo en el marcador y tienen esa capacidad de respuesta en un tramo diminuto de juego.

Copa Mundial de Fútbol, 1954

La final jugada entre Alemania Occidental y Hungría, el conjunto alemán perdía 2-0 a los 10 minutos de haber empezado el encuentro, no obstante, la selección supo encontrarse consigo misma en el desenlace de un partido que cambio de principio a fin y Alemania, haría la faena con un cambio en su andar para cambiar la tónica del partido, atacando sin temor a ningún obstáculo que lo sentenciara con un gol mas en contra.

El conjunto alemán, empató los cartones antes de llegar a los últimos minutos y ya “in extremis”, encajaban el tercer gol que marcó la diferencia en un partido ríspido; ese último tramo final, quedó registrado en la historia del fútbol internacional con el mote de “el milagro de Bern”, un hecho histórico que ocurrió en la ciudad de Berna, Suiza.

Alemania, se consagraba por primera vez en un Mundial y también, en tal país se generaba un – efecto domino –  con un milagro económico mundial tras la finalización de la segunda guerra mundial en la que hubo una depresión en la posguerra y por ello, se levantó la República Federal de Alemania con su espíritu nacionalista y autoestima.

Un dato curioso en el seno de la selección alemana fue que los jugadores convocados eran aficionados, debido a que la Bundesliga aún no era una liga profesional.

Fritz Walter, capitán de aquella selección fue considerado un héroe nacional por haber conseguido la hazaña ante un rival que tenía en sus filas al mítico jugador Ferenc Puskás, capitán de Hungría que sintetizó la siguiente frase:

“Fuimos los campeones morales”

Hay versiones de historiadores deportivos que declararon a diarios alemanes que los jugadores se habían dopado desde 1950 y también, investigado por diversas universidades alemanas, siendo una incógnita la realidad.

En cambio, Loogen el médico de la selección informó que sus jugadores habían ingerido Vitamina C, por lo que hay diferentes versiones y la verdad solamente se habrá conocido en aquel entonces.

Mundial de Rugby, 1999

Francia estaba por debajo en el marcador contra el equipo mas temible, los “All Blacks” de Nueva Zelanda, el equipo más ganador de el Rugby con tres títulos mundiales.

24 a 10 era el resultado momentáneo a favor de Nueva Zelanda y Francia reaccionó a tiempo antes de que fuera demasiado tarde; por fortuna, Christophe Lamaison, supo penetrar a los defensores y anotó 28 puntos para ser el protagonista del encuentro, siendo un auténtico líder con su ejército como en las batallas medievales.

43-31 sería el resultado final de ese encuentro, con la marea azul de Francia al abordaje haciendo realidad la hazaña que para pocos se pensaba qué sucedería. Este partido, lo marca la historia del Rugby como el partido mas sobresaliente en la historia de este deporte, que está plagado de contactos entre jugadores sin una protección de por medio como en el fútbol americano.

La fortaleza física, fuerza, y estrategia son características importantes para ser un jugador que pueda soportar los embates físicos entre roces, choques o faltas.

Tal partido, se llevo acabo de el estadio de Twickenham, Inglaterra. Se menciona a la selección francesa como la versión de “Rugby Champagne” en la semifinal jugada ante los Blacks con un juego electrizante y rápido en los dos extremos de la cancha.

Las apuestas tenían como favorito 20 a 1 a los All Blacks y nadie le daba crédito a los franceses, que al principio del partido contemplaban el tradicional “haka” que no hizo efecto en el seno de Nueva Zelanda.

Francia, iniciaba con velocidad la remontada hasta ponerse 24-22 por debajo en el marcador, más adelante, ya estaban arriba en el tablero con un 24-29 y por primera vez neozeolandeses se quedaban al borde de llegar a otra final.

Fue un momento histórico para franceses, derrotando al multi-campeón neozelandés, pese a la derrota ante Australia en la final y llevándose un buen sabor de boca.

Final de Conferencia, 2004

Se presenciaba un clásico más entre las novenas que conllevan la mayor tradición del béisbol de las grandes ligas, medias rojas de Boston ante los “mulos” de Manhattan, Yankees.

Boston, perdía 4-3 en la novena entrada del cuarto partido con un nerviosismo de por medio para ambos equipos, además, los primeros 3 partidos de la serie los había ganado Yankees, por lo que Medias Rojas estaba casi sepultado y tenía que levantarse de las cenizas.

De momento, los Yankees se encaminaban a la victoria y a otro título de la Final de la Conferencia Americana, por contra, ocurrió una reacción inesperada de Medias Rojas en uno momento oportuno que despertó ante un umbral en una jugada de -jaquemate- cuando el equipo neoyorquino sometía a Boston.

Así pues, medias rojas sobrevivió, contribuyendo con una reacción magistral de su equipo para adjudicarse ese partido e ir causando estragos entrada tras entrada en los siguientes partidos de la serie final, para así, dejar la serie a su favor 4-3.

El “Duque” Hernández, abridor de los Yankees y MVP de la Liga Americana no pudo contener a Boston con Cabrera, Manny Ramírez y “Big” Papi (David Ortiz), siendo éste último el jugador que marcó la diferencia con los medias rojas.

Boston, llegó a la serie mundial con más merecimientos que dudas y se proclamaban monarcas, dando por finalizado la sequía de 86 años sin haber obtenido un título.

Clásico tejano, NBA 2004

Se vivía un clásico tejano entre San Antonio Spurs y los Rockets de Houston, quedaba en el reloj 35 segundos y había una diferencia a favor de los Spurs de 8 puntos, no fue una diferencia descabellada pero que si marcaba un punto de partida para saber la trama del partido hacia los momentos finales.

Tracy McGrady, el jugador estelar de Houston en ese entonces, anotó un triple y mas adelante, los Spurs encestaron 2 tiros libres para mantener el resultado favorable.

El partido llegaba al punto más culminante y el tablero del marcador mostraba 78-71 a favor de los Spurs con 30 segundos por jugarse, siendo McGrady el jugador que porto el Jersey con un nivel frenético en los últimos segundos y volvió a anotar un triple, pero su equipo ahora perdía por 3 puntos.

A 15 segundos del final, Spurs anotaban para ampliar el marcador y la diferencia quedaba a 5 puntos, McGrady entraría una vez más en escena detrás de la zona pintada para colocar el esférico en el aro tras un tiro de 3 puntos, ahora la diferencia se quedaba en 2 y Tracy una vez más, robó el balón para intentar el tiro imposible, lo cuál fue embocado en el aro con 7 metros de distancia y serviría para tomar la delantera de manera majestuosa.

6 minutos fatídicos, Estambul 2005

Liverpool y Milán protagonizaron uno de los partidos más insólitos, lleno de suspenso y sorpresa con una ida y vuelta espectacular, junto con transiciones cortas a la velocidad de la luz, en una primera mitad comandada por Maldini y Crespo del conjunto milano llegando a tener una diferencia de 3 goles a cero hasta llegar al entre tiempo, ya en la reanudación del encuentro, nadie se iba a imaginar que el equipo que sufría en el marcado, igualaría en los minutos finales hasta llegar a la tanda de penales.

El director técnico español, “Rafa” Benitez cambió la mentalidad de sus jugadores en el descanso, para iniciar una revolución en ascenso con un cambio en el estilo de juego sin respuestas y con agonía, a una actitud positiva desbordante hasta llegar al – estallido de júbilo -.

“You´ll never walk alone”, se entonaba en las gradas mientras los Reds se aproximaban en el marcador y ellos creían poco a poco en la remontada, tras haber anotado 2 goles y estar a uno de obligar al alargue en tiempos extras.

Ya, en el 3-3, los cartones se igualarían, con un partido diferente al prólogo. Por si fuera poco, se tuvo que definir desde los 11 pasos del manchón penal;  Jerzy Dudek, guardameta del conjunto del Liverpool se transformó en el estandarte de Grobbelar y también, Steven Gerrard con su liderazgo comandarían el contra ataque y consecución de la “orejona” en la Champions League.

9 Matchpoints en contra, 2012

Matteo Viola (155, ranking), un tenista italiano que jugaba satélites, futuros y challengers supo sacar la casta ante el serbio Lajovic en el 2012, protagonizaron un partido inverosímil, debido a que el italiano tuvo que levantar 9 puntos en contra para partido en un momento histórico en una previa de el Grand Slam del abierto de Australia, Viola en ese entonces era vigésimo séptimo cabeza de serie en la ronda de calificación.

Mientras que no fue un Federer, Nadal, Dimitrov, Thiem, o Zverev, resultó ser un partido que para cualquier tenista profesional o amateur sería una prueba de fuego por la envergadura de la dificultad que había con los match points en contra.

El partido, fue un recuerdo magnífico para el deporte blanco, como antes se le conocía unos lustros atrás, y a su vez, a este partido no se le han encontrado registros de video, por lo que éste acontecimiento se conoció por sí solo entre diversos escritores de diarios deportivos o páginas web de noticias.

Lajovic (186, ranking), ganaba 5-0 a su favor en el tercer set y 40-0 ante Viola, sin embargo, ocurría lo imposible para fraguarse una victoria de Viola por 8-6 en el set decisivo; por encima de todo, el carácter se forma con este tipo de partidos que a uno le generan levantar su autoestima.

Milagro de Boston ante Lakers, 2008

En el baloncesto profesional de la NBA, hay ciertas rivalidades que causan furor y entretenimiento: Knicks ante Nets, Spurs ante Mavs, Cavs ante Warriors y Celtics ante Lakers, siendo ésta último emparejamiento la que marco una apoteósica final en el 2008 durante el cuarto juego de la serie final del mejor baloncesto del planeta.

Lakers, lideraba 35 a 14 en el primer cuarto y siguió manteniendo una diferencia considerable de 24 puntos hasta el tercer cuarto, hasta que los Celtics se sobrepusieron ganando 21-3 en ese mismo cuarto.

Bryant por los Lakers y Garnett por los Celtics jugaron en ese entonces con 17 puntos de “Kobe” y 16 puntos de Garnett. Ya en el último cuarto se igualaría el partido con encestes certeros desde la media luna y la zona pintada, pero los Celtics supieron enfocar con mayor precisión la última seguidilla de tiros al tablero.

Tal partido, fue una de las remontadas o sino la mayor remontada en la historia de la NBA para regresar tras estar 3-1 en la serie final y ganar los últimos 3 partidos; durante el 2008, para los Celtics se rompía la sequía de títulos desde 1986.

Super Bowl LI, 2017

Las finales del fútbol americano profesional de la NFL, tienen como referencia la audiencia en televisión, comerciales de paga que cuestan millones de dólares por segundo y a los equipos que hicieron lo propio en sus respectivas conferencias para llegar al Super Bowl, aunque a veces no gana el que se perfila por un inicio avasallador y da un respiro a su rival para que se crezca y le pueda arrebatar el título que está en sus manos.

5 de Febrero del 2017, cuando los Pats de Brady y Belichick vinieron de atrás para vencer a los Halcones de Atlanta con una remontada épica en los últimos 2 minutos finales del cuarto cuarto; Brady, terminó con 466 YDS de pase implantando un nuevo récord en un SB.

28 a 9 era la ventaja que tenía el equipo de Matt Ryan, el mariscal de campo de los Halcones con una ventaja cómoda en búsqueda del SB, todo parecía indicar que ya se había terminado tal partido.

Lo que está claro es que el encuentro no había llegado a su fin, en la segunda mitad de la final una seguidilla de TD´s, conversiones de 2 puntos por parte de Brady con su enigma desenvuelta en una pesadilla para los Halcones, que no se podrían imaginar que pasaran de un celebración prematura a una película de terror.

El legado de Brady y Belichick aumentaría a 5 anillos de SB con la perfección en finales, y superando el escollo con mayor cantidad de puntos den una final y consiguiendo el MVP como homenaje; Julian Edelman, James White fueron un tándem que provocó dudas en la defensiva de Atlanta para regresar a un partido que ya estaba virtualmente perdido, sobre todo por el marcador./Esférico. Por: Aarón Aillaud 

Attachment

Deja tu comentario