TOTTENHAM CON MEDIO BOLETO EN CHAMPIONS LEAGUE

Estuvo a punto de verse obligado a regresar a su país a hacer la mili si no ganaba los Juegos Asiáticos, pero parece que el subidón de alzarse con el trofeo le ha catapultado a un estado excelso dentro de su juego. Heung-Min Son, que suele ser el acompañante de lujo de Kane y Dele Alli, se ha doctorado esta temporada cuando su equipo más le ha necesitado. Su gol, el de Vertonghen y el de Llorente en los minutos finales, ponen a los de Pochettino con un pie y tres cuartos en los cuartos de final de la Champions League.

Superado el miedo inicial a un escenario tan imponente como Wembley, los jugadores del Borussia, la mayoría de ellos jovencísimos, comenzaron sin embargo a demostrar por qué son líderes de la Bundesliga. Sin Reus ni Paco Alcácer, es cierto, pero con el desborde de Jadon Sancho, que poco tardó en subirse a la bicicleta para dejar hecho un lío a todo un Sissoko por el camino, llegaron las primeras ocasiones del partido, aunque no las aprovecharon.PUBLICIDAD

Costaba entender la decisión de Mauricio Pochettino de dejar al equipo sin una referencia arriba como habría sido Fernando Llorente, sobre todo porque Son no podía explotar toda su velocidad en la punta de ataque, pero suya fue la más clara del primer tiempo para los spurs y a la postre sería el héroe del partido. Lloris, por su parte, se vistió de santo para sacar una mano colosal a un remate de cabeza de Zagadou justo antes de que Matheu mandase a los jugadores al vestuario.

Wembley estaba todavía volviéndose a llenar tras el descanso cuando Son, que hizo un amago de desmarque al primer palo para luego marcarle el centro a Vertonghen en el segundo, adelantó a los suyos con un remate ante el que Bürki no pudo hacer nada. La pérdida de balón que da origen al gol es de Achraf, menos protagonista hoy en la banda derecha.

A medida que iba creciendo el Tottenham, iba apagándose la llama del Dortmund. El atrevimiento inicial de jugadores como Jadon Sancho fue desapareciendo y los alemanes empezaron a dar signos de echar de menos a Marcos Reus. Una pérdida tonta de balón en la frontal del área facilitó un centro de Aurier para romper todas las líneas defensivas y el remate a bocajarro de Vertonghen, que completó un fantástico partido como carrilero izquierdo. Ya en los instantes finales, con el tiempo prácticamente cumplido, Fernando Llorente, que acababa de entrar al terreno de juego, cabeceó a gol un córner de Eriksen para dejar prácticamente sentenciada una eliminatoria que tendrá su partido de vuelta en Alemania el próximo 5 de marzo./As.com

Attachment

Deja tu comentario